El asesino que desató un incendio en California para ocultar su crimen y provocó más muertes y destrucción

Jesús Del Toro
·3  min de lectura

Un gran incendio asoló entre agosto y octubre de 2020 el norte de California, un desastre que comenzó como varios fuegos distintos que eventualmente se reunieron en una sola y letal conflagración.

Se cree que las llamas de esos incendios se iniciaron a causa de relámpagos que encendieron pequeñas áreas y luego se expandieron severamente. Pero uno de ellos, conocido como el incendio Markley, habría sido provocado.

Y la razón de ello, de acuerdo a las autoridades, habría sido el intento de ocultar un asesinato.

Victor Sarriteno (der.) fue acusado del  asesinato de una mujer en Vacaville, California, y también de haber iniciado un incendio que mató a otras dos personas. (Captura de  video / ABC7/ Vacaville Police Department)
Victor Sarriteno (der.) fue acusado del asesinato de una mujer en Vacaville, California, y también de haber iniciado un incendio que mató a otras dos personas. (Captura de video / ABC7/ Vacaville Police Department)

En una conferencia de prensa, las autoridades del Condado Solano reportaron que Victor Serriteno, de 29 años y originario de Vacaville, California, habría iniciado el incendio Markley. "Creemos que Serriteno deliberadamente desató el incendio Markley para tratar de ocultar su crimen", dijo el alguacil del Condado Sedano, Tom Ferrara.

Serriteno fue arrestado en septiembre pasado, acusado de asesinar a Priscilla Castro, de 32 años y residente en la ciudad de Vallejo. Ella lo conoció en Internet y se desplazó a Vacaville, donde ambos tuvieron una cita el 16 de agosto de 2020. Nada se supo más de ella y luego Sarriteno también desapareció.

El 2 de septiembre, el cuerpo de Castro fue hallado quemado justo en la zona boscosa en que las autoridades consideran que, el 18 de agosto, comenzó el incendio Markeley, reportó la televisora ABC7.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por ello, los investigadores creen que Serriteno mató a Castro y trató de quemar el cuerpo para ocultar su crimen, desatando con ello un fuego que luego creció, arrasó una muy amplia zona y se unió luego a otros incendios en la región para crear una enorme devastación.

Luego del hallazgo de los restos quemados de Castro, Serriteno fue arrestado y acusado de asesinato. Actualmente se encuentra en la cárcel.

Pero la muerte de Castro no sería la única de la que Serriteno habría sido responsable. El incendio Markeley provocó que dos personas murieran cuando sus casas fueron engullidas por el fuego: Douglas Mai, de 82 años, y Leon Bone, de 64. Y muchas familias perdieron su patrimonio a causa de las llamas.

Así, la fiscalía ha acusado a Serriteno de los homicidios de Mai y Bone, cargos que se suman a los anteriores por el asesinato de Castro. Serriteno, que es ciudadano estadounidense, ya había sido arrestado en 2014 al entrar a Estados Unidos por San Ysidro, en la frontera con México, por cargos de intento de homicidio y ataque con armas de fuego y habría sido enviado a prisión en 2015, indicó The Washington Post.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según CBS Sacramento, enterarse de las nuevas acusaciones contra Sarriteno abrió nuevamente la dura herida que sufre la familia de Castro, que tenía una hija de nueve años.

Jasmine Castro, hermana de Priscilla, dijo que su familia siente aflicción por la pérdida de su hermana y también por la muerte de Mai y Bone. Y considera que Sarriteno "no merece librarse de nada de esto".

Castro soñaba con abrir un salón de belleza. Bone padecía una deficiencia de la vista y vivía solo en su casa. Sus vecinos lo recuerdan como una persona amigable. Y Mai, que sirvió en la Marina, fue oficial de policía y sirvió con los Boy Scouts.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Las investigaciones continúan pero Sarriteno permanece en prisión mientras se desarrolla su proceso judicial. Por la extrema gravedad de los cargos que pesan contra él, es previsible que si es hallado culpable recibirá una pena que lo mantendrá muchos años tras las rejas.