"Papi, quiero ir a la cancha": el día en que el hijo de Gago lo convenció de no dejar el fútbol

LA NACION
·2  min de lectura
Fernando Gago anunció que se retirará del fútbol profesional, pero esta no es la primera vez que baraja la posibilidad de dejar el deporte, sino que anteriormente cuando quiso hacerlo su hijo lo convenció de seguir
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

La noticia de que Fernando Gago se retirará del fútbol profesional sorprendió a todos. Sin embargo, esta no es la primera vez que el mediocampista, que había sufrido una lesión en el tendón de Aquiles, pensó en dejar el deporte. De hecho, anteriormente fue un pedido de su hijo lo que lo hizo cambiar de parecer.

Gago había sufrido la rotura del tendón en la final de la Copa Libertadores entre Boca y River en Madrid. Al terminar el partido, solo tenía una certeza: el fútbol se había acabado para él.

"En el vestuario les dije a mis compañeros que se había terminado el fútbol para mí. Y lo seguí pensando hasta marzo", había contado Gago en una entrevista con Fox Sports Radio en la que describió su larga recuperación.

Se retira Fernando Gago: a los 34 años, el volante anunció que deja el fútbol

En ese momento, detalló: "Fue estar operado, pasar una Navidad y Año Nuevo quieto, perderme las vacaciones con mis hijos y otra vez pasar por todo el proceso de recuperación. Y la verdad es que en ese momento no tenía ganas".

"Enero pasó de la misma manera que diciembre. No dormía a la noche, estaba hasta las 6 o 7 de la mañana despierto, con dolor, molestias y pensando. Después ya era una rutina donde todo era negativo", continuó.

"Es mi casa": Fernando Gago habló sobre su salida de Boca

Más adelante, el jugador relató que empezó un lento proceso de recuperación, pero que fue su hijo de seis años, Mateo, quien sin darse cuenta lo animó a volver a las canchas.

"Estábamos hablando y me preguntó: 'Papi, ¿cuándo vas a volver a jugar que quiero ir a la cancha?'. Le dije que no sabía si iba a volver y me respondió: 'Papi, yo quiero que juegues'", recordó Gago.

Y en ese momento, reconoció: "Se me llenaron los ojos de lágrimas y me fui solo. Viste cuando tenés sensaciones del estilo 'loco me lo está pidiendo el enano'. Pero ¿cómo hago? Porque no tenía las ganas".

Fernando Gago le puso un plazo a su decisión sobre seguir o retirarse

"Después me fui de vacaciones casi un mes y medio, y pidió un peluche en un lugar. La chica le dijo que tenía que pedir tres deseos y uno era 'quiero jugar al fútbol con mi papá'. Ahí también me fui solo, me puse a llorar y me dije 'no sé cómo pero tengo que volver'", expresó.

"Cuando regresé, empecé de verdad con la recuperación, como lo había hecho en todos los procesos anteriores, con doble turno y todas las locuras que hacía cuando tenía que recuperarme. Y llegó la oportunidad de volver", rememoró el exjugador de Boca, quien luego se sumó a Vélez.