Paola Pliego, a la espera de pago gubernamental

·2  min de lectura

Sebastián García M.

CIUDAD DE MÉXICO, abril 30 (EL UNIVERSAL).- En 2016 cambió la vida de la esgrimista mexicana Paola Pliego. La atleta tenía su boleto para participar en los Juegos Olímpicos de Río 2016, pero un falso dopaje tiró el sueño de toda su vida.

El Laboratorio de Control, operado por la Conade, dijo que en su muestra se habían encontrado 540 nanogramos de modafinilo, sustancia utilizada como neuroestimulante. La esgrimista no se quedó de brazos cruzados y llevó sus muestras a un laboratorio en Alemania, donde le confirmaron que había un error.

Desde entonces, comenzó una lucha que parece terminar. El martes, la Décima Sala del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México confirmó la sentencia que se dictó en febrero de 2020 a favor de Pliego: la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte le debe pagar 15 millones de pesos por "daños y perjuicios".

"Es algo que no tiene precio, por lo que das tu vida. Era mi sueño más grande. Ahora, el Gobierno tiene una oportunidad irrepetible para que haga lo correcto", declaró Pliego.

La atleta, quien ya compite para Uzbekistán, comentó que los tiempos no le dieron para participar en Tokio 2020 y ahora su objetivo está en París 2024. "Nunca recibí una disculpa o explicación por parte de la Conade, nada. Por mi situación con Uzbekistán, me cambié un poco tarde, no pude hacer todas las competencias y no voy a ir a Tokio. Espero llegar a París. Me estoy preparando. Mis objetivos no han cambiado", aseveró, orgullosa de sí misma.

La historia

Julio de 2016. El Laboratorio de Control asegura que dio positivo por un neuroestimulante. Apela.

Noviembre de 2016. Después de un largo proceso, la Agencia Mundial Antidopaje la exonera.

Febrero 2020. Se dictamina que la Conade debe pagarle 15 mdp.