Pagar una cirugía con trabajo voluntario del paciente, la notable idea de un médico en Nebraska

Yahoo Noticias

El costo de los servicios médicos en Estados Unidos, y en especial de las cirugías y otros tratamientos avanzados, es enorme. La carga financiera vinculada a ello para quien no tiene un seguro médico puede, literalmente, agobiar a una persona por muchos años o llevarla a la bancarrota. E incluso para quien tiene cobertura los costos de deducibles, copagos, coaseguros, límites y demás pueden hacer a una cirugía muy onerosa y para muchos incosteable.

El doctor Demetrio del Águila, de la clínica Healing Hands (Manos que curan) en Nebraska, tiene una solución simple y solidaria para ello: a algunos de los pacientes que opera no les cobra con dinero sino con el trabajo voluntario en servicio de la comunidad que realicen.

El doctor Demetrio del Águila, de la clínica Healing Hands (Manos que curan) en Nebraska. (Captura de pantalla / CBS News)
El doctor Demetrio del Águila, de la clínica Healing Hands (Manos que curan) en Nebraska. (Captura de pantalla / CBS News)

Y dado que, de acuerdo al relato de People, la clínica de Del Águila informa por anticipado y en todo detalle lo que un paciente debe pagar por toda consulta o tratamiento, los pacientes saben de antemano cuánto deben pagar y pueden planear como cubrirlo.

Incluyendo en ello una cantidad justa de horas de trabajo de servicio comunitario, dependiendo de la complejidad de la cirugía que reciben.

“Queremos ser capaces de dar esperanza a pacientes que médicamente la han perdido… No me importa si eres un multibillonario o una persona en la esquina de la calle con un vaso de plástico. Se te ofrecen las mismas opciones. ¿Por qué? Porque es lo justo”, comentó Del Águila a la televisora CBS News.

El médico comenzó el programa de pago con trabajo voluntario hace seis meses y se señala que un 10% de sus pacientes califica para beneficiarse de ello. Por ejemplo, narra CBS News, Troy Bowers y su esposa Bobi casi caen en bancarrota a causa de gastos médicos y él aceptó pagar por su cirugía de tobillo trabajando como voluntario en una organización que recibe donaciones de ropa y artículos del hogar para canalizarlos a fines caritativos.

Otro paciente, Jeff Jensen, pagó su cirugía del pie con 560 horas de trabajo voluntario. Y lo notable es que más de 100 personas se solidarizaron con él y le ayudaron a cumplir esas horas. Así, la solidaridad se amplificó a la comunidad, incluso entre personas que no conocían al paciente.

“Realmente, sin este programa, esta cirugía no habría sido realizada”, comentó Jensen.

Hasta el momento ocho personas se han beneficiado en la clínica Healing Hands del programa de pago con trabajo voluntario y Del Águila espera que más médicos se aboquen a ofrecer alternativas, diferentes al pago económico, para los pacientes que requieren de cirugías y procedimientos para recuperar la salud pero que no pueden pagarlos.

El derecho a la salud y al cuidado médico es un debate muy intenso y polarizado en Estados Unidos. En ello el ejemplo de Del Águila es singular, una aportación que aunque pequeña en la cantidad de beneficiarios ha ofrecido enorme esperanza y satisfacción tanto a él como a sus pacientes. Algo que no tiene precio.

Qué leer a continuación