De padre a hijo. El emotivo mensaje que Adolfito Cambiaso le dedicó a Poroto

Claudio Cerviño
·5  min de lectura
Adolfito Cambiaso, con Poroto, esperando en silencio el chukker suplementario del US Open 2015
ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM

Si bien es muy activo en las redes sociales, sobre todo en Instagram, Adolfo Cambiaso no suele ser afecto a los posteos extensos. Le gustan más las stories, donde sube fotos de polo, familiares, de caballos. O videos, muchos de ellos de intimidad. Prefiere más grabar a otros que aparecer en escena.

El crack de La Dolfina, de 46 años, acaba de ganar por novena vez en su carrera el US Open, una de las tres competencias más importantes del polo en el exterior, donde los argentinos se desempeñan profesionalmente, contratados por los llamados patrones. Tiene, Adolfito, 17 títulos en el Abierto de Palermo, el torneo más importante del planeta. Su carrera es así: decenas de conquistas en cada certamen trascendente en tres décadas de trayectoria. Claro que este US Open fue más especial aún, ya que lo ganó con Poroto, su hijo, de 15 años. El heredero. Adolfo como él, para seguir la tradición familiar. Aunque será siempre Poroto, o “Poro”, como lo llama Adolfito.

El equipo Scone de polo con Mariano González (h.), "Poroto" Cambiaso, Adolfo Cambiaso y David Paradice.
US Polo Association


El equipo Scone de polo con Mariano González (h.), "Poroto" Cambiaso, Adolfo Cambiaso y David Paradice. (US Polo Association/)

El día después de la conquista en Palm Beach, Florida, con la formación de Scone (que completaron otro argentino, Mariano “Peke” González, y el patrón, David Paradice), Adolfito le dedicó un posteo muy emotivo a su hijo, con varias fotos de los festejos, pero sobre todo con una que muestra a ambos hace unos años, sentados y pensativos. Como si estuvieran descansando, cuando en realidad se estaba disputando una instancia crucial del mismo torneo que ambos ganaron el domingo pasado, derrotando por 14-13 a Park Place en la final. Y tiene un mensaje que llega al corazón familiar…

Príncipe Felipe. Un fanático de las mollejas y su vínculo con los polistas argentinos

“Arranco con esta foto que es muy especial para mí ... corría el año 2015, final del US open. Chukker suplementario, sin aire y extenuado, pensando la cantidad de cosas que se te cruzan en milésimas de segundos y mi hijo sentado al lado mío dándome aliento en el más absoluto silencio. Ese silencio que termina siendo el mejor apoyo que podes tener. La seguridad de que ganes o pierdas, esos que querés siempre van a estar”.

El abrazo de Adolfito y Poroto: ¡campeones!
ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM


El abrazo de Adolfito y Poroto: ¡campeones! (ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM/)

Hoy 6 años más tarde, ese chico de 9 años ya casi un hombre me acompañó dentro de la cancha partido tras partido siendo de la misma manera que en ese momento. Sólido, incondicional e íntegro”.

No les puedo explicar el orgullo y el profundo placer que siento de poder compartir y haber ganado este US Open con @poroto_cambiaso. Quizás para muchos uno más en mi carrera, pero para mí sin duda muy especial”.

"Este es un triunfo muy especial", dijo Adolfito
ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM


"Este es un triunfo muy especial", dijo Adolfito (ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM/)

“Dicen que los sueños se hacen realidad ... creo en eso más que nunca. Con trabajo, esfuerzo, humildad y soñando fuerte se pueden lograr”.

“Gracias a todos los que hacen que día a día yo pueda encontrar las motivaciones necesarias para seguir haciendo lo que más me apasiona en esta vida y permitirme seguir soñando”.

“Mi familia, mis amigos, mi gente, mi equipo de trabajo, los fans y todos lo que disfrutan este deporte”.

“Gracias infinitas y a seguir trabajando”.

Scone celebra en el podio la conquista del US Open
ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM


Scone celebra en el podio la conquista del US Open (ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM/)

Su posteo mereció numerosas reacciones de amigos y allegados que han compartido muchos momentos con él. Como David Nalbandian, con un “Qué locura, tiro (NdR: así llama David a Cambiaso). Excelentes palabras”. O Diego Torres: “Qué bueno, gaucho querido ganar el torneo con tu hijo querido Poroto. Abrazo fuerte a los dos”. Y Juan “Pico” Mónaco: “Te lo merecés loco viejo noma. @Poroto_Cambiaso los quiero”. También Javier Mascherano, con un “Geniossssss”.

Cambiaso. A 30 años del torneo que marcó su vida y cómo lo descubrieron

Adolfo Cambiaso llegó este año a Estados Unidos con la carga psicológica que implica saber del final de una etapa: Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero dejaron La Dolfina tras una década dorada para comenzar otra etapa en Murus Sanctus. Adolfito, con Pelón Stirling, armó una nueva formación (con Francisco Elizalde y Diego Cavanagh). En el medio, y antes de desembarcar en Miami, acompañó a su padre a Nueva York por sensibles temas personales, y luego sí, se abocó a la temporada, junto con Poroto. Jugaron una final de la World League (otro de los circuitos de Estados Unidos) y luego, ya con Scone, en la Triple Corona americana, llegaron a una semifinal (Whitney Cup) y ganaron la USPA Gold Cup y el US Open. ¡Inolvidable! Desde hace 30 años que Cambiaso vive experiencias inolvidables...

Cambiaso junto con su mujer, María Vázquez, un pilar en su vida
ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM


Cambiaso junto con su mujer, María Vázquez, un pilar en su vida (ADOLFO CAMBIASO INSTAGRAM/)

En el medio, ganó esos 17 títulos en Palermo, 13 en Hurlingham, 9 en Tortugas, 4 Triple Corona, un Olimpia de Oro. Fundó su propio club, rompió con la tradición en la cría e impuso la clonación. Se casó con María Vázquez, tiene tres hijos (Mía, Poroto y Myla) y en el horizonte asoma retirarse concretando el mayor sueño: compartir equipo con Poroto en el Argentino Abierto, en 2022 (o cuando sea). Pero más allá de todas esas vivencias, y dentro de su introspección, se permitió decirle públicamente a su hijo lo orgulloso que está por su evolución y su crecimiento personal, sin abandonar esa esencia que le inculcaron en el hogar desde chico. Son los “trofeos invisibles” que tienen otro valor, que también quedan para toda la vida y que emocionan más que cualquier récord.