Pablo Aimar reveló cómo se apodan mutuamente Juan Román Riquelme y él

LA NACION
·3  min de lectura
Pablo Aimar, sorprendido por el saludo de Román Riquelme durante una entrevista.
Fuente: Archivo - Crédito: @Goal_en_espanol

Se adoran. No de ahora sino desde el primer día en que coincidieron en un campo de juego. Se abrazaron en cada Boca-River que compartieron, defendiendo los colores de uno y del otro. Enarbolaron la bandera de #RivalesNoEnemigos antes de que fuera hashtag. Y ya retirados, mantienen esa relación amistosa y de cercanía. En un adelanto de un extenso mano a mano con Pablo Aimar, el sitio Goal exhibió la reacción del actual entrenador del seleccionado argentino Sub-17 cuando vio un video sorpresivo de Juan Román Riquelme, hoy vicepresidente segundo de Boca.

"Lo quiero mucho, le mando un beso grande. Pasala lindo, Enano. Después te llamo por teléfono y a ver cuándo arreglamos para comer algo. Beso grande", dice Riquelme en un mensaje de Whatsapp ante la incredulidad del cordobés, que observa con una sonrisa.

"¡Miralo!", se sorprende Aimar al mirar el video de su amigo en la pantalla de su teléfono. "Él me dice «Cabezón» y yo le digo «Enano»", revela. Además, el ex volante de River destaca el nuevo rol dirigencial de su amigo: "Encontró su lugar ahí y las veces que hablamos me dijo que estaba contento".

Aimar y Riquelme se van abrazados tras un Boca vs. River en la Bombonera.
Fuente: Archivo

Acerca de las comparaciones entre él y Román, Aimar manifiesta: "No me gusta eso, nunca me gustó, ni cuando es otro el protagonista de la encuesta. Nunca me gustó la gente que para alabar a uno mata a otro, y es muy de Argentina eso. Si en este caso era yo uno de los dos de los que se hablaba, no me gusta meterme, leerlo...".

Y además cuenta algo sobre el vínculo que tiene desde hace más de dos décadas con Riquelme. "A nosotros nos pasó de convivir mucho tiempo en selecciones juveniles, salir de un entrenamiento e ir a cenar diez chicos juntos. ¿Qué tenía que ver después jugar en contra? ¿Qué íbamos a hacer? ¿Olvidarnos de eso? Él jugaba en Villarreal y yo en Valencia, terminaba el partido y nos quedábamos en la puerta del vestuario charlando hasta que se iban todos. O después se quedaba a cenar en mi casa, o al revés", revela sobre el vínculo entre dos iconos de los archirrivales Boca y River.

Aimar y Riquelme compartieron por varios años la selección argentina, como juveniles y mayores.
Fuente: Archivo

En el breve anticipo, Aimar es muy generoso al hablar de Riquelme: "Fue el primero con el que yo compartí equipo que jugaba entendiendo, digamos. Román era un jugador de fútbol entendiendo el juego. Sabía dónde estaban los otros diez o los otros tres si era un reducido, los otros cinco si era un reducido más grande... en el medio del partido. Hay algunos a los que se les nota muy rápido que juegan bien".

"También fue importante el hecho de ser un apasionado del juego, de haberlo jugado a los seis, a los siete, a los ocho, a los nueve, a los diez. En la calle, en el patio, que te inviten a jugar chicos más grandes... No faltar a un entrenamiento, tomarte dos trenes... Vino un día a contar al predio cómo llegaba a Ezeiza. Te tiene que gustar mucho, ¿eh?", valora Aimar sobre su amigo.