A qué se debe el pésimo arranque de los clubes colombianos en la Copa Libertadores

Goal.com Latam

La pelota volvió a rodar en la Copa Libertadores, pero el inicio no fue nada bueno para los representantes de Colombia: Medellín, América y Junior cayeron en su estreno y volvieron a dejar en evidencia el bajo nivel que vive el fútbol colombiano en la máxima competición continental desde hace varios años. 

Y es que desde la grandiosa temporada de Atlético Nacional en 2016, año en que el verde conquistó el continente y alzó el preciado trofeo con un fútbol lírico, explosivo y efectivo, ningún equipo colombiano ha hecho una presentación decorosa en la Libertadores, ni siquiera el mismo elenco paisa. 

Las promesas incumplidas de Junior en Libertadores

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

En la temporada 2017 ningún equipo cafetero pasó la fase de grupos; en 2018 solo Nacional clasificó a octavos pero cayó sorpresivamente ante Tucumán; mientras que el año pasado tampoco logró pasar ninguno de ronda, incluso varios se quedaron en la fase de clasificación. 

Y esta campaña no parece pintar mejor. Si bien América y Junior dieron la pelea ante dos aspirantes al título como Gremio y Flamengo respectivamente, dejaron en evidencia que el fútbol colombiano está lejos, por presupuesto, nóminas, fútbol, competitividad y jerarquía, de los grandes del continente.  Ambos clubes se reforzaron bien para el rentado local, pero no para estar a la altura a nivel internacional. Ni hablar del DIM, que desde la fase previa mostró ser un equipo bastante flojo. 

La irregularidad de América en la Liga también llegó a la Libertadores

Pero la Copa recién empieza y queda mucho camino por recorrer, aunque si los equipos colombianos quieren hacer una presentación decorosa en esta Libertadores, deberán varios aspectos claves empezando por la actitud. La Copa no permite el mismo ritmo cansino y displicente que se ve en el FPC, allí se tiene que correr y competir con concentración los 90 minutos de juego para evitar errores infantiles que terminan costando caro. 

Otra clave vital para recuperar el camino es la efectividad, como lo demostraron Gremio, Flamengo y Libertad, en este tipo de competiciones no se necesita tener el balón todo el tiempo para hacer daño, en la Copa no se puede perdonar como lo hicieron América, Medellín y Junior en su estreno. 

La próxima semana los clubes cafeteros tendrán que buscar a domicilio lo que no pudieron lograr en casa. América en Chile ante la U. Católica, Medellín en La Bombonera ante Boca y Junior en Ecuador ante Independiente del Valle. 

 


 

Qué leer a continuación