Pérez estuvo cerca de no terminar la carrera

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 7 (EL UNIVERSAL).- Y eso que Sergio Pérez estuvo cerca de abandonar el Gran Premio de Azerbaiyán...

El mexicano se coronó en el Circuito Callejero de Bakú, sede de otros dos de sus podios en la Fórmula Uno.

"Estoy muy feliz por hoy [ayer]. La carrera estuvo loca. Estuvimos cerca de retirar el auto, pero terminamos por suerte", comentó el volante nacional, tras ganar por segunda vez en la máxima categoría del automovilismo.

Pérez relató la puja que tuvo con el británico Lewis Hamilton, volante de Mercedes. Desde el comienzo de la carrera, el múltiple campeón presionó al tricolor y, cuando se reanudó el GP de Azerbaiyán, tuvo la oportunidad de rebasarlo en la primera curva —con dos vueltas por correr—, pero no pudo controlar a su flecha plateada.

"Tuve su presión desde el principio", narró Checo sobre Hamilton. "En el reinicio, alcancé a dar la vuelta lo más tarde que pude, él [Lewis] también intentó, pero no pudo hacerla".

Pérez también mandó un mensaje de apoyo hacia Verstappen, quien dejó la carrera por una pinchadura en su neumático trasero izquierdo.

"Max se merecía la victoria y hubiera sido increíble tener el primer y segundo lugar para el equipo. Estuvimos cerca de retirar el auto, pero terminamos la carrera por suerte".

El mexicano cerró diciendo que esto es "un impulso de motivación para mí y el equipo".

Esta victoria movió las tablas del campeonato, aunque dejó igual a los punteros, pero le dio una gran ventaja a Red Bull en el de constructores. Checo saltó al tercer lugar del Mundial, con 69 puntos; su compañero, Max Verstappen, mantuvo el liderato, con 105, cuatro por encima de Lewis Hamilton.

En constructores, el mencionado error del inglés provocó que Mercedes terminara sin puntos en Bakú y se mantuvo con 148, por detrás de los 174 a los que llegó Red Bull.