Ospina recupera la alegría en la Selección y saca la cara ante la falta de liderazgo

El luso afirmó que para lograr el título del torneo continental es necesario que los jugadores lleguen a la Selección con rodaje en sus clubes.
El luso afirmó que para lograr el título del torneo continental es necesario que los jugadores lleguen a la Selección con rodaje en sus clubes.

David Ospina sacó la cara por la Selección Colombia en una nueva noche para el olvido ante Perú en Miami. Si bien no fue exigido muchas veces por el combinado Inca, cuando lo hizo siempre apareció el meta paisa para mantener el arco invicto de la Tricolor y evitar una catástrofe.

Ospina va por el récord del Pibe Valderrama

Con un paradón ajustado al palo en un tiro libre de Paolo Guerrero y un mano mano ante el goleador peruano, más otro par de atajadas importantes, Ospina demostró que está en muy buena forma, a pesar de no tener regularidad en el Napoli. 

Ha sido una constante para el ex Atlético Nacional, quien no ha tenido suerte a nivel de clubes desde hace varias temporadas, pero que con la Selección siempre saca lo mejor de sí y termina siendo protagonista. La Tricolor le cambia la cara y le da alas. 

Colombia preocupa por su falta de identidad ad portas de la Eliminatoria

Pero ante Perú, Ospina no solo sacó su mejor cara como arquero, también lo hizo en una faceta pocas veces vista en él durante sus más de diez años vistiendo la Tricolor: la de líder. David, que volvió a fungir como capitán, estuvo muy atento al performance de sus compañeros, los regañó, pidió calma en momentos claves y salió varias veces de su arco para hablar directamente con el árbitro y hasta los rivales. 

Es una muy buena noticia para la Colombia recuperar al mejor Ospina y poder tener en él ese líder que tanto necesita el equipo y que lleva buscando desde que Mario Yepes se retiró de la Selección. Ojalá mantenga ese carácter por mucho tiempo, pues la Tricolor necesita un jugador con talante y experiencia para guiar a la nueva generación que apenas se suma a este proceso. 

 

Qué leer a continuación