Oscar Ruggeri, triste por la salud de Diego Maradona

LA NACION
·3  min de lectura

El panelista de F90, Oscar Ruggeri, se refirió a la internación de Diego Maradona, quien este martes fue operado de un edema cerebral y se recupera en la Clínica Olivos. El lunes había ingresado por un cuadro de deshidratación.

"Te pone triste porque este tipo nos alegró la vida también. Yo estaba atrás jugando. Nos alegraba toda la vida. Cuando vengo acá y te digo: pollo, hay que laburar. Mientras uno esté bien hay que trabajar, pero quiero mis tiempos porque se nos está terminando todo esto lindo, porque los mejores años ya se nos están pasando", reflexionó Ruggeri ante la pregunta del conductor Sebastián "Pollo" Vignolo.

Sobre la imagen del viernes en la cancha de Gimnasia, el "Cabezón" dijo que "no era él". "No es el Diego compañero y amigo nuestro. Ahí no estaba bien. Me parece que hubo un error grande en llevarlo a la cancha".

Consultado por Vignolo respecto de si va a ir a visitar a su excompañero a la clínica, el exjugador contestó que no porque eso traería "más quilombo". "Hay que dejar paz total. Que se recupere y después lo iremos a ver a la casa. Me pone mal porque hemos vivido tantas cosas, y entonces ahora yo ya me doy cuenta que ya no somos pibes. Cuando yo era chico, una persona de 60 años era una anciano. Fue cambiando eso".

"Si yo voy, no me detiene ninguno. Yo entro. Cuando el vivía en Nordelta, yo me metí, fui, estuve charlando, nos cagamos de risa aun rato: anécdotas, historias de las cosas que hemos vivido, y me fui", agregó.

En relación a las declaraciones de ayer del "Negro" Enrique, quien señaló que "le manejan la vida a Diego", Ruggeri contó que no puede hablar directamente con él. "Es imposible. Directo, no. No tengo el teléfono. Tuve diez telefotos. Había veces que yo hablaba hace años". En ese sentido, explicó que sí habla con su apoderado, Matías Morla, quien lo actuaiza sobre su estado.

"Te mandan mensajes y yo sé que no es de el. Lo conozco tanto que sé los mensajes que me mandaría. Cuando yo leo el mensaje, me doy cuenta que contesta alguien de ahí. A mí me habla de una manera que no les va a hablar a ustedes. Por ejemplo yo cuando lo veo no le digo Diego, le digo Armando. Se caga de risa", reveló.

Finalmente, el excapitán de la Selección Argentina dijo que tienen la intención de visitarlo junto con los otros miembros del plantel campeón del mundo en el 86' una vez que se recupere: "Cuando lo lleven a la casa, yo creo que ahí sí ya nos tenemos que juntar y caer todos. Habíamos quedado que íbamos a ir a ver el entrenamiento, nos queríamos quedar a comer con el. Queríamos pasar el día con el, el grupo".