Osaka enfrentará a Brady en final de Australia, Williams se despide entre lágrimas

Ian Ransom
·2  min de lectura
La tenista japonesa Naomi Osaka se enfrenta a la estadounidense Serena Williams en semi final Abierto de Australia, Melbourne Park, Melbourne

Por Ian Ransom

MELBOURNE, 18 feb (Reuters) - Naomi Osaka puso fin el jueves al intento de Serena Williams de conseguir su título 24 del Grand Slam, con una victoria por 6-3 y 6-4 que le dio un puesto en su segunda final del Abierto de Australia y dejó llorando a la estadounidense.

En la revancha de su tumultuosa definición del Abierto de Estados Unidos de 2018, Osaka subrayó su estatus como la nueva reina del tenis femenino y se empapó de los vítores del público del Rod Laver Arena cuando los aficionados volvieron a las gradas en Melbourne tras un cierre de cinco días.

"Siempre es un honor jugar contra ella y no quería salir muy mal parada. Sólo quería dar lo mejor de mí", dijo Osaka tras su partido de 75 minutos. "Yo era una niña pequeña que la veía jugar y estar en la pista jugando contra ella es un sueño".

Osaka, campeona en 2019, enfrentará a Jennifer Brady, que se aseguró de que hubiera al menos una estadounidense en la final después de vencer por 6-4, 3-6 y 6-4 a Karolina Muchova en la otra semifinal del jueves.

Será una revancha de la semifinal del Abierto de Estados Unidos del año pasado, en la que Osaka se impuso a Brady en tres sets de camino a su tercer título en un Grand Slam.

Williams salió llorando tras un partido plagado de errores y con un signo de interrogación sobre su futuro.

La tenista de 39 años, que regresó a la gira en 2018 después de alejarse del tenis para dar a luz a su hija Alexis Olympia, cortó su rueda de prensa posterior al partido cuando se quebró después de una pregunta.

"Tuve tantas oportunidades (...), cometí demasiados errores allí y errores fáciles", dijo la estadounidense. "No es como (...) Estaba en la carrera o algo así. Fueron muchos errores".

El intento de récord de Williams terminó en otra decepción, después de haber llegado a las finales de cuatro Grand Slams desde su última corona importante en el Abierto de Australia en 2017.

Hizo una pausa al salir de la pista central mientras el público la ovacionaba. Se puso la mano en el corazón, sonrió y saludó.

A Williams se le preguntó si era una despedida definitiva de Melbourne Park, donde tiene el récord de siete títulos en la era profesional. "No lo sé, si alguna vez me despido no se lo diría a nadie, así que ...", respondió.

(Editado en español por Javier Leira)