La organización paramilitar y anticomunista creada en la España franquista por ex miembros de las SS y la CIA

Alfred López
·5  min de lectura

El régimen del dictador Franco convirtió a España en un lugar seguro y de refugio para un gran número de personajes con un turbio pasado, provenientes de la Alemania nazi y a quienes se les dio cobijo (y toda clase de prebendas) ante la persecución que padecían en otros lugares del planeta (la mayoría por sus crímenes contra la humanidad cometidos durante el Tercer Reich y la IIGM).

Otto Skorzeny (en el centro de la imagen, con bigote) fue el ideólogo y creador del ‘Grupo Paladín’, una organización paramilitar y anticomunista creada en la España franquista (imagen vía Wikimedia commons)
Otto Skorzeny (en el centro de la imagen, con bigote) fue el ideólogo y creador del ‘Grupo Paladín’, una organización paramilitar y anticomunista creada en la España franquista (imagen vía Wikimedia commons)

Varias eran las organizaciones paramilitares y clandestinas (entre ellas la famosa ODESSA) encargadas de facilitar la huida de numerosos criminales de guerra, muchos de ellos altos mandos con destacados cargos de responsabilidad durante el genocidio nazi.

Una vez puestos a salvo y bajo el amparo de las autoridades franquistas, se les dio toda clase de facilidades para empezar una nueva vida en España, concediéndoles pagas vitalicias y todo tipo de ayuda económica y burocrática para poder montar empresas y empezar desde cero en su nuevo país de acogida.

Numerosas fueron las poblaciones españolas a las que fueron a parar algunos de aquellos exnazis, mezclándose y conviviendo con el resto de vecinos como si de afables y honrados ciudadanos extranjeros se tratara y que habían elegido vivir en este soleado y espléndido país.

Muchos de ellos aprovecharon las facilidades económicas ofrecidas por la dictadura franquista para montar negocios o incluso para trabajar como intermediarios externos en un gran número de empresas públicas y privadas.

Entre los perversos y sanguinarios personajes que hasta España llegaron, se encontraba Otto Skorzeny, quien había estado en la cúpula de las SS durante el Tercer Reich alemán y a quien los Aliados habían llegado a señalar durante la IIGM como ‘el hombre más peligroso de Europa’, debido a la cantidad de operaciones que dirigió.

Otto Skorzeny era un tipo astuto que había sabido ir borrando todas sus huellas de los crímenes de guerra en los que había estado implicado directamente, de tal modo que durante los juicios de Núremberg no se le pudo encontrar culpable de ninguno de los cargos que se presentaron contra él por falta de pruebas concluyentes, algo incomprensible debido a la gran cantidad de testimonios que lo señalaron como responsable de numerosas atrocidades.

Tras huir de la desnazificación a la que se sometió a la población alemana tras la IIGM, Skorzeny llegó a Madrid en 1948 y desde este país ayudó, desde la organización ODESSA, a escapar a otros muchos nazis, hacia diversos destinos (un gran número a España y otros tantos a países del continente americano como Brasil, Argentina, Uruguay…)

Curiosamente, Otto Skorzeny se movió libremente por varios países durante las siguientes décadas realizando diversos trabajos, la mayoría de ellos relacionados con la seguridad privada y personal (llegó a trabajar como guardaespaldas de Eva Perón, entre otras personalidades relevantes de la época) teniendo un estrecho contacto con otros destacados exnazis, como Johann von Leers (unos de los ideólogos del Tercer Reich y funcionario de alto rango del Ministerio de Propaganda), quien inicialmente residió en Argentina (tras su huida desde Alemania) y posteriormente en Egipto, donde llegó a convertiré al islamismo, cambiando su nombre por el de Omar Amin.

A mediados de la década de 1960 (algunas fuentes indican 1970, pero fue antes), Otto Skorzeny fue uno de los impulsores de una organización paramilitar que se fundó como una agencia de seguridad privada y que fue llamada ‘Grupo Paladín’, entre sus fundadores (además del propio Skorzeny) se encontraban exmiembros de la cúpula nazi como Gerhard Harmut von Schubert y el mencionado Johann von Leers, quien también estuvo implicado en la formación de la misma, aunque éste falleció en El Cairo en 1965, poco después de ser constituida.

La sede social del Grupo Paladín estaba en Alicante, concretamente en la calle Albuferete número 9, lugar que se convirtió en punto de encuentros de numerosos personajes provenientes de la extrema derecha, tanto española como de otros países europeos e incluso americanos.

Entre los miembros destacados y fundadores del Grupo Paladín se encontraba el coronel James Sanders, un oficial de Operaciones Especiales de la CIA estadounidense que dotó a la organización de las más avanzadas técnicas.

Algunos historiadores describen esta organización como una empresa de servicios dedicada a la contratación de mercenarios con el fin de enviarlos a aquellos lugares en los que hubiese una importante presencia comunista, con el fin de infiltrarse en organizaciones izquierdistas, reventar actos políticos o manifestaciones e incluso atentar contra algunos objetivos.

Estos mercenarios eran de diversas nacionalidades y todos ellos provenían de otros peligrosos grupos ultraderechistas.

Miembros del Grupo Paladín estuvieron involucrados, a lo largo de la década de 1970, en algunos actos de terrorismo de Estado (como el apoyo al dictador chileno Augusto Pinochet y la represión hecha desde su régimen), así como algunos atentados en Italia (en el momento en el que el Partido Comunista tenía más popularidad en el país) en colaboración con la CIA y el Mi6. También durante la dictadura argentina camparon a sus anchas por el país sudamericano a través del grupo paramilitar ‘Alianza Anticomunista Argentina’ (AAA), siendo responsables de la desaparición y muerte de alrededor de 2000 personas y más de 3000 atentados.

Tras el fallecimiento de Franco en 1975 (el mismo año en el que también murió Otto Skorzeny) las oficinas del Grupo Paladín se trasladaron a Zúrich, aunque en España siguieron operando durante unos cuantos años más, realizando algunas acciones y atentados contra miembros de la banda terrorista ETA.

Fuentes de consulta e imagen: The "Black" Terrorist International: Neo-Fascist Paramilitary (pdf) / elementamundi / peashooter85 / sfarad / tdevorado (pdf) / Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar: