En el nuevo orden del fútbol argentino, Tapia también quiere reparar el vínculo con la Conmebol

Fernando Vergara
lanacion.com

Claudio Tapia profundiza día a día en el escenario político y está decidido a armar una "Liga Profesional" que sustituya a la actual. La Superliga, inevitablemente, transita sus últimas jornadas. Poco a poco se va diagramando el nuevo orden del fútbol argentino. Y dentro de este escenario, también, el titular de la AFA trata de recomponer una relación que había tenido un punto de quiebre en la histórica final de la Copa Libertadores entre Boca y River: Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol.

Fueron varios los hombres de peso en el fútbol que ayer desfilaron en el predio de Ezeiza. La Conmebol, en conjunto con la AFA, realizó la presentación del libro del ente rector del fútbol sudamericano: "Estrategias para selecciones juveniles de Conmebol". A la cita asistieron distintas personalidades: Alejandro Sabella -que fue agasajado-, Alfio Basile, Miguel Ángel Russo, Reinaldo "Mostaza" Merlo, Julio Falcioni, Roberto Saporiti, Nery Pumpido, Francisco Maturana y los entrenadores de varias categorías de la Argentina como Lionel Scaloni, Fernando Batista y Pablo Aimar.

"Necesitamos crecer para poner en alto al fútbol sudamericano. En Europa crecieron y nosotros tenemos que mejorar. Nos tenemos que adaptar a lo que le falta al fútbol continental para recuperar el protagonismo", expresó el presidente de la AFA, que en esta oportunidad no habló de lo que se asoma para el fútbol argentino.

Sin embargo, en Ezeiza se pudieron ver a varios de los dirigentes que están alineados detrás de Tapia en la próxima reestructuración. Así, una vez que finalizó la presentación del libro hubo un almuerzo con dos mesas principales. De un lado estaban sentados la mayoría de los entrenadores, en tanto que del otro podía observarse a muchos de los dirigentes que el último martes asistieron a la reunión en la casa de Tapia: Víctor Blanco, Pascual Caiella y Gabriel Pellegrino, entre otros. Inclusive, todos los presentes pidieron brindar "dos veces" dado que el presidente de Racing ayer cumplió 74 años. "El próximo miércoles habrá una reunión en Superliga y todo empezará a encaminarse", volvió a confiarle a la nacion un directivo de peso de la calle Viamonte.

Por lo bajo, en Ezeiza, algunas cuestiones volvieron a acentuarse. La nueva estructura estaría formada por el presidente de la AFA. El titular ejecutivo de la "Liga Profesional" sería Marcelo Tinelli, que ayer no asistió al evento. Tampoco lo hicieron Jorge Amor Ameal y Rodolfo D'Onofrio. El de Boca, en principio, es candidato a ocupar la vicepresidencia primera dentro del nuevo esquema. Tapia ya se reunió con el de River para acercar posiciones y destacó que coinciden en muchos puntos. Nadie los aparta de unas posiciones expectantes.

¿Qué idea se baraja para el formato de competencia? A partir de la segunda temporada el torneo quedaría con 22 equipos para que se pueda jugar un certamen largo de 42 fechas, o bien dos cortos de 21 partidos cada uno. "Las reuniones vienen siendo muy positivas. Todos los clubes quieren el retorno del fútbol a la AFA, hay muy buena predisposición y estamos trabajando en lo que se aproxima para el fútbol nacional. Creo que la decisión de este cambio es acertada", le dijo ayer a este medio Ricardo Carloni, presidente de Rosario Central.

En el desfile de personalidades en Ezeiza, Tapia tuvo a su lado al paraguayo Domínguez. Cabe recordar que entre fines de 2018 y buena parte de 2019 la tirantez creció entre la AFA y la Conmebol. Sobraban los motivos: la final fallida entre Boca y River; el enojo argentino porque desde Luque eligieron a Colombia como sede de la final de la Copa América 2020; y finalmente la relación explotó con los dos penales no cobrados para el equipo de Scaloni en la última cita continental contra Brasil y la expulsión de Lionel Messi en el partido ante Chile, por el tercer puesto.

Es un hecho: el sendero del fútbol argentino va hacia una competencia que esté organizada y regida por la entidad madre. Tapia y la AFA, también, intentan el camino de la reconstrucción y la recomposición de la relación con Domínguez y la Conmebol.

Qué leer a continuación