ONG lanza una iniciativa para que los "dictadores" no viajen a los Olímpicos

·2  min de lectura

Nueva York, 26 may (EFE).- La ONG estadounidense Human Rights Foundation (HRF) presentó una iniciativa con la que busca que 15 líderes políticos que describe como "dictadores brutales" no sean invitados a los Juegos Olímpicos de Tokio, que comienzan en julio.

Junto a la Fundación Lantos, HRF solicitó al "Comité Olímpico Internacional (COI) que deniegue a las cabezas de Estado de regímenes autoritarios la oportunidad de participar en la ceremonia de inauguración de los próximos Juegos Olímpicos", que tendrá lugar el 23 de julio.

Entre los 15 líderes a los que se refieren están el presidente ruso, Vladimir Putin, el heredero al trono saudí Mohamed bin Salman, el mandatario chino, Xi Jiping, el egipcio Abdelfatah al Sisi y el turco Recep Tayyip Erdogan.

Asimismo, la lista incluye dos líderes latinoamericanos: los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y el de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Ambas ONG aseguran que enviaron una carta al presidente del COI, Thomas Bach, para que no se habiliten tribunas a estos políticos durante la inauguración.

"La carta insta al COI a que deje las tribunas asignadas (a estas personas) o sus habitaciones virtuales vacías como señal de que los dictadores no tienen cabida en las ceremonias de inauguración del principal evento deportivo internacional", indican en un comunicado.

"Estos dirigentes autoritarios no encarnan el espíritu de la Carta Olímpica, que incluye promover la preservación de la dignidad humana", recoge la nota que insiste en que estos políticos usan con frecuencia la tribuna que les ofrece los Juegos Olímpicos y la fama y las destrezas de los atletas de sus países "para legitimar y promover sus regímenes".

La campaña, titulada "Empty Box" (Tribuna vacía), incluye una petición online lanzada hace dos semanas a través de la plataforma "Change.org" que, hasta el momento, ha sido firmada por 26 personas, así como una página web en la que el usuario puede simular el envío de estos jefes de Estado al infierno, a un arroyo o al desierto.

(c) Agencia EFE