Vinculan a algunos detenidos en Cataluña con los atentados de Bruselas

Ocho marroquíes y un español fueron detenidos el martes en el área de Barcelona en una operación contra el extremismo islámico en la que ha participado la policía belga, ante el supuesto vínculo de los sospechosos con los autores de los atentados de Bruselas del año pasado, informaron los Mossos d'Esquadra. En la imagen, varios policías detienen a un sospechoso durante la operación en Barcelona el 25 de abril de 2017. REUTERS/Albert Gea

MADRID (Reuters) - Ocho marroquíes y un español fueron detenidos el martes en el área de Barcelona en una operación contra el extremismo islámico en la que ha participado la policía belga, ante el supuesto vínculo de los sospechosos con los autores de los atentados de Bruselas del año pasado, informaron los Mossos d'Esquadra.

La policía autonómica catalana dijo que algunos de los investigados estaban relacionados con personas detenidas en Bélgica por su participación en los atentados contra el aeropuerto y el metro de Bruselas el pasado marzo, en los que murieron una treintena de personas.

La Audiencia Nacional cifró en al menos tres los marroquíes con posibles vínculos con los ataques de Bruselas, y dijo que la investigación comenzó hace meses a instancias de la juez belga que instruye el caso.

"Los nueve arrestados, todos hombres de entre 30 y 40 años, uno de nacionalidad española y el resto de nacionalidad marroquí, han sido detenidos por integración en organización terrorista y por otros delitos relacionados con el crimen organizado", dijeron los Mossos en un comunicado.

La Audiencia dijo que la mayor parte de ellos llevaban asentados más de veinte años en Cataluña, aunque viajaban frecuentemente a Marruecos.

Los Mossos dijeron que doce registros realizados en el área metropolitana de Barcelona permitieron decomisar "abundante documentación, aparatos electrónicos, dispositivos de memoria, ordenadores, dinero en efectivo, así como armas de fuego y sustancias estupefacientes de diferentes tipos".

Los Mossos y la Policía Nacional estaban acompañando además a miembros de la policía marroquí en varios registros en domicilios de Marruecos vinculados a las personas investigadas.

El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, dijo esta mañana en la cadena de televisión TV3 que cuatro de los detenidos eran sospechosos de pertenecer a Estado Islámico y otros tenían antecedentes por delitos como tráfico de drogas.

Los Mossos destacaron la importancia de colaboración ciudadana en el inicio de la operación, bautizada con el nombre de Apolo, que permitió a los investigadores avanzar en la identificación de los detenidos.

Está previsto que los sospechosos pasen a disposición de la Audiencia Nacional este jueves.

En una operación separada, agentes de la Guardia Civil detuvieron a dos personas en la provincia de Segovia, un ciudadano español y otro marroquí, por sus vínculos empresariales con un ciudadano egipcio detenido el fin de semana por una orden internacional de detención.

"Las conexiones de este individuo en España han llevado a los investigadores a descubrir la implicación de los ahora detenidos en una red de empresas cuyos beneficios pudieran haber favorecido la actividad de algún grupo terrorista", dijo el Ministerio del Interior en una nota de prensa.

Sin incluir las detenciones del martes, las fuerzas de seguridad españolas han detenido en lo que va de año a 22 personas en operaciones relacionadas con el extremismo islámico, según cifras del Ministerio del Interior.