La obra faraónica que le trajo problemas problemas legales a Ronaldinho Gaucho

LA NACION
lanacion.com

"Es el día más emocionante de mi vida" expresó Ronaldinho Gaucho el 27 de diciembre 2006, durante la inauguración del Instituto que lleva su nombre, emplazado en el sur de Porto Alegre. El genial fantasista del balón había mandado construir este complejo deportivo de primer nivel, hace 14 años, para ayudar a niños de escasos recursos.

Las instalaciones se erigieron sobre un área de 11,7 hectáreas, cuatro de las cuales de preservación ambiental. El proyecto tiene como objetivo la inserción social de niños y adolescentes a través de actividades deportivas, salones donde se imparten clases de informática, idiomas, teatro y música.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Insólito: Ronaldinho, detenido en Paraguay por entrar al país con un pasaporte adulterado

Los problemas legales para Dinho comenzaron años después, cuando la Fiscalía de Rio Grande do Sul lo acusó de haber construido sin licencia del órgano ambiental municipal, ignorar las peticiones para que las obras fueran interrumpidas y de impedir a los técnicos ingresar a su propiedad para inspeccionarla. Otra imputación que le hicieron fue que hizo uso privado de una área pública de un lago navegable del Estado.

Por esta causa, en 2015 la Justicia del estado de Rio Grande do Sul condenó a Ronaldinho Gaucho y su hermano Roberto de Assis Moreira (su representante) a pagar una multa de 800.000 reales (305.000 dólares) por daños ambientales en una de sus obras y además debía demoler las construcciones sobre las áreas protegidas.

En noviembre de 2018, debido al incumplimiento de la multa económica, se ordenó retener los pasaportes de Ronaldinho Gaucho y su hermano. En ese momento el valor de la multa que debía abonar Dinho ascendía a 8,5 millones de reales, un incremento notable causado por no cumplir con el pago en el plazo fijado originalmente.

En 2019 Ronaldinho fue nombrado Embajador de Turismo de Brasil por el gobierno de Jair Bolsonaro, mismo cuando la Justicia tenía retenido su pasaporte. Se consignaba que la misión de Ronaldinho era "recuperar la imagen internacional" de su país. Una semana después de esta designación, se conoció que Ronaldinho, a cambio de pagar la multa ambiental, iba a recuperar su pasaporte, lo que finalmente no se concretó.

Qué leer a continuación