Obligados a imponerse en un torneo insignificante

·1  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, junio 3 (EL UNIVERSAL).- El mérito de ganar la Nations League de la Concacaf es mínimo, pero eso no significa que la Selección Mexicana no esté obligada a hacerlo.

El Tricolor se enfrenta la noche de este jueves a su similar de Costa Rica, en la semifinal del Final Four de este pequeño certamen de la zona, que sólo representa la jerarquía en manos del combinado de Gerardo Martino.

"Creo que es así desde siempre. Como equipo grande de la Concacaf tenemos obligaciones, como fue en la pasada Copa Oro [de 2019], ahora entendemos lo mismo, y se repetirá para el próximo mes [Copa Oro 2021]", comentó el argentino, sereno por el compromiso en el Sports Authority Field de Denver.

La realidad es que, si la Selección Nacional triunfa y se corona el domingo, habrá sido un certamen más sin importancia que organiza la Confederación para exprimir a su mejor mercancía. En cambio, si "El Tata" y compañía no cumplen, el proyecto rumbo a Qatar 2022 será duramente cuestionado.

"Esta situación no la podemos cambiar, de su parte que la crítica no sea tan dura si no ganamos", dijo Martino.

El estratega negó que alguno de los futbolistas se dispute su lugar para Juegos Olímpicos o Copa Oro, ya que –dijo– los planteles están hechos al 90 por ciento y que su motivación es ponerse la camiseta del equipo.

"Enfrentamos este torneo con toda la seriedad, al ser uno oficial, y con la obligación de ganarlo", respaldó el capitán del Tricolor, Andrés Guardado.

Eso sí, el volante reconoció que la Concacaf "es demasiado repetitiva, con la Copa Oro y eliminatorias próximamente. Nuestra mejoría debe ser en lo grupal. El gran reto para nosotros es estar en el siguiente Mundial".