El virus que se está propagando debido al derretimiento del hielo en el Ártico

¿Cómo podría un virus letal atravesar los océanos, para infectar a las nutrias y focas del Océano Pacífico cuando sólo dañaba a las que habitaban el Océano Atlántico? Hay un presunto culpable: el deshielo del Ártico.

Focas del Océano Pacífico se infectan de un virus letal que sólo afectaba a los animales del Océano Atlántico. Foto: Getty Images
Focas del Océano Pacífico se infectan de un virus letal que sólo afectaba a los animales del Océano Atlántico. Foto: Getty Images

En los últimos 30 años, el deshielo ha causado cambios importantes en los ecosistemas y el impacto es cada vez mayor, como se observa con las nutrias y focas del Pacífico que se han infectado con el virus del moquillo de la focina (PDV), el cual sólo afectaba a animales del Atlántico, señala un estudio publicado en la revista Nature.

Este virus es el responsable de un gran número de muertes de focas europeas (phoca vitulina vitulina) del Atlántico y se contagia por contacto directo. Una epidemia en el Atlántico mató a 23,000 focas en 1988, mientras que más de 30,000 perecieron durante el brote de 2002.

Pero a partir de 2004 se confirmó que las nutrias marinas (enhydra lutris kenyoni) que viven en Alaska también dieron positivo a pruebas para detectarlo.

Tracey Goldstein, bióloga de la Universidad de California, Davis, sintió curiosidad cuando las nutrias marinas en el Pacífico dieron positivo dos años después de un brote importante entre las focas de puerto europeas.

El análisis genético mostró que las infecciones en los dos grupos estaban conectadas.

Tras un análisis genético se detectó que las infecciones tanto en las focas del Atlántico como las del Pacífico estaban conectadas, y los investigadores, entre ellos Goldstein, tras analizar diferentes razones del posible contagio, concluyeron que la causa es el derretimiento del hielo en el Ártico.

Hasta 2002, los mares alrededor del Círculo Polar Ártico permanecieron congelados incluso a fines de ese verano. Sin embargo, durante agosto y septiembre se redujo la extensión del hielo marino en el Ártico.

Dicha reducción hizo que el océano Ártico entre el Atlántico Norte y el Pacífico fuera transitable al final de esa época del año. Las aguas abiertas a lo largo de la mayor parte del norte de Rusia unieron el Océano Pacífico Norte con el Océano Atlántico Norte oriental. En particular, Goldstein considera que las nutrias portadoras del virus se trasladaron de un océano a otro.

De modo que el cambio climático en el Ártico afecta no sólo la nutrición de los mamíferos marinos -de lo cual hemos visto numerosos casos-, sino también su salud, al favorecer la transmisión de patógenos, según Nature.

¿Cómo se contagia el virus moquillo?

Los brotes, que parecen ser cíclicos, pueden comenzar por ejemplo cuando una foca arpa infectada tiene contacto con una foca gris, y esta a su vez contagia a otras.

Se dice que los brotes son cíclicos porque los animales desarrollan una inmunidad a la infección. Sin embargo, cada cinco o 10 años, vuelven a ser vulnerables, ya que en ese tiempo nacen nuevas focas o nutrias, y por ende, surge un nuevo brote.

Qué leer a continuación