Nueve partidos en mayo, el peor escenario para los grandes del fútbol nacional

Alberto Cantore
·3  min de lectura
San Lorenzo y River, representados por Ángel Romero y Santiago Montiel; la suma de partidos para el Ciclón y los millonarios puede llegar a nueve en 28 días en mayo.
MAURO ALFIERI

Los clubes argentinos actúan de réplicas, porque la queja por la sobreexplotación a la que es sometido el calendario futbolístico en la actual temporada tuvo su epicentro en las principales Ligas de Europa. Solo recordar cuando en noviembre de 2020, Jürguen Klopp y Pep Guardiola hicieron un frente común para atacar los cronogramas de Liverpool y el Manchester City, respectivamente. “Los entrenadores ya no existen. No hay tiempo para poder entrenar. Es solo jugar y recuperarse, no queda margen para mejorar al equipo. Se trata de sobrevivir. Nuestro trabajo de entrenador se limita a una oficina, a esperar que los jugadores no se lesionen, y nada más”, levantó la voz el catalán que comanda los citizens. Por entonces, su equipo llevaba jugado 12 partidos en 48 días.

La pelota siguió rodando, el City marcha puntero en la Premier League, con 10 unidades de ventaja sobre el Manchester United, a falta de cinco jornadas, y superó a PSG en el partido de ida de las semifinales de la Champions League. El mes de mayo será de definiciones y el calendario le ofrecerá siete encuentros en 29 días, en el caso de clasificarse para la final del torneo de clubes más importante del Viejo Continente, del 29 de mayo en Estambul. También Real Madrid, escolta del Atlético de Madrid en la Liga de España, tendría un fixture de siete juegos en el mismo tiempo que el City, de superar a Chelsea en la llave de semifinales de la Champions.

Boca jugará el domingo a las 10 con Lanús para luego emprender el viaje a Guayaquil, donde el martes se medirá con Barcelona, por la Copa Libertadores
Mauro Alfieri / POOL ARGRA


Boca jugará el domingo a las 10 con Lanús para luego emprender el viaje a Guayaquil, donde el martes se medirá con Barcelona, por la Copa Libertadores (Mauro Alfieri / POOL ARGRA/)

Los denominados cinco grandes de la Argentina, en cambio, podrían afrontar hasta nueve partidos entre el 2 y el 30 de mayo, entre la Copa Libertadores y la Copa de la Liga Profesional. El mínimo de cotejos serán seis –cuatro internacionales y dos locales, que podrán crecer en el caso de que se clasifiquen para los 4tos de final, semifinales y final-; actualmente, Boca, River, Independiente y San Lorenzo ocupan una de las cuatro plazas que entrega cada grupo para protagonizar los playoffs. A Palmeiras, actual campeón defensor de la Copa Libertadores y que marcha tercero en el Grupo C del torneo Paulista, le esperarán ocho estaciones, desde el domingo y hasta el 30 del próximo mes, cuando se mida con Flamengo, en el estreno del torneo Brasileirao.

Con viajes que consumen varias horas, hay que agregar el tiempo que demoran los planteles en los aeropuertos al someterse a los test, y juegos cada dos o tres días, la preparación de un equipo queda resumida a los pre-partidos, el propio encuentro y la recuperación. “Así es muy complicado que un equipo que no tuvo el mejor comienzo de competencia evolucione”, confiaron desde un club que transita la doble competencia.

Newell's y seis días agitados: anoche jugó con Libertad, el domingo disputará el clásico rosarino y a las 48 horas deberá saltar a la cancha para medirse con Palestino, en Santiago de Chile
FotoBAIRES


Newell's y seis días agitados: anoche jugó con Libertad, el domingo disputará el clásico rosarino y a las 48 horas deberá saltar a la cancha para medirse con Palestino, en Santiago de Chile (FotoBAIRES/)

Pero los clubes argentinos que participan de los torneos internacionales de la Conmebol son 13 y algunos sufren algunas particularidades, las que enseñan cómo se desvirtúan las competencias al no respetarse los parámetros de descanso. Newell’s jugó anoche con Libertad (Paraguay) en Rosario, el domingo será visitante en el clásico con Central y a las 48 horas se presentará en Chile, ante Palestino. Talleres, de Córdoba, entre el 5 y el 11 de mayo viajará a San Pablo para medirse con Bragantino, de regreso será visitante de Lanús –por la Copa de la Liga- y cerrará la semana en Córdoba, ante Deportes Tolima.

Un calendario comprimido y desgastante tiene prácticamente en stand by a la Copa Argentina, un certamen que todavía no logró completar los 16avos de final, etapa que deben jugar, por ejemplo, Independiente –el partido con Tigre fue postergado después del escandaloso desenlace del clásico con Racing- y Newell’s, que debe jugar con Sarmiento, de Junín.