Nueva estocada del Madrid al Barsa

BARCELONA, España (AP) — El sexto "clásico" de la temporada en el fútbol español acabó el sábado en una nueva victoria del Real Madrid sobre el Barcelona que parece confirmar un cambio de jerarquía entre ambos clubes.

La segunda victoria en cuatro días del equipo blanco sobre el líder del campeonato, al que también venció el martes en Barcelona por 3-1 para eliminarlo en semifinales de la Copa del Rey, significó la primera de local en un "clásico" liguero para el Madrid desde 2008.

También recortó a 13 puntos la ventaja del Barsa respecto al Madrid en la clasificación, con 12 fechas hasta la conclusión.

Pero, más que la liga, la victoria "merengue" refleja un nuevo indició de que se ha producido un giro en cuanto al dominio entre los clásicos rivales, pues el Barsa sólo ha ganado uno de sus últimos ocho enfrentamientos, por tres del equipo de José Mourinho.

"Estoy contento, pese al resultado, por la reacción de los jugadores. Hemos dado la cara y luchado hasta el final. No creo que sea un problema físico", analizó Jordi Roura, sustituto del timonel azulgrana Tito Vilanova, en tratamiento de cáncer.

Ambos conjuntos tienen compromisos más acuciantes en la Liga de Campeones, donde el cuadro madridista espera sellar su boleto a los cuartos de final el martes en cancha del Manchester United tras empatar 1-1 en la ida en el Santiago Bernabéu. El Barsa, a su vez, recibe el 12 de marzo al Milan, con la misión de remontar el 2-0 adverso del partido de ida.

Karim Benzema puso en ventaja al Madrid a los seis minutos, pero el argentino Lionel Messi niveló a los 18 para alargar a 16 su récord de fechas consecutivas con gol, sumar 39 dianas en liga e igualar a su compatriota Alfredo Di Stefano como máximo goleador histórico de los clásicos, con 18 tantos. Pero, tras el ingreso de suplente de Cristiano Ronaldo en la segunda mitad, el Madrid reaccionó con el tanto decisivo de Sergio Ramos a los 82.

"Merecimos los tres puntos. Nos hemos fortalecido en los clásicos y vamos a Manchester convencidos de que podemos pasar", expresó Ramos.

Aitor Karanka, segundo entrenador madridista, advirtió que "la victoria nos refuerza, pero si pensamos que hemos hecho algo extraordinario, el martes lo podemos lamentar".

Tras el empate, 0-0, entre el colista Deportivo La Coruña y el Rayo Vallecano, el Athletic de Bilbao frenó una racha de tres derrotas al hilo al vencer 1-0 en la cancha de Osasuna, con un gol de Markel Susaeta a los 63 minutos. El cuadro del técnico argentino Marcelo Bielsa se alejó a seis puntos del descenso. "La victoria era imprescindible", subrayó Bielsa.

Al cierre de la jornada, Valencia y Levante empataron 2-2 en el clásico ciudadano. Los "granotas" abrieron y cerraron la cuenta con tantos de Vicente Iborra a los 16 minutos y Javier Barkero (89). Por el Valencia marcaron Jonás (27) y Roberto Soldado, al filo del descanso.

El Atlético de Madrid, segundo clasificado con 56 unidades, juega el domingo en cancha del Málaga.

Mourinho dejó en la banca a Cristiano, Mesut Oezil y Xabi Alonso, dando entrada al canterano Alvaro Morata, quien no tardó en validar su condición de titular con la asistencia del primer gol a Benzema.

El tanto, forjado en apenas cuatro toques, retrató los males del Barsa que, en su segunda derrota del torneo, alargó a 13 la racha de partidos consecutivos encajando al menos un gol: Ramos se adelantó a Messi en un balón por el centro, abrió para Morata y el cruce del madridista, ante la parsimonia de Dani Alves y la falta de comunicación del argentino Javier Mascherano con Víctor Valdés, cayó franco para Benzema.

El francés, quien durante la semana fue multado por manejar su automóvil a velocidad excesiva, trazó el escenario soñado por el Madrid, que se dedicó a esperar en su cancha y buscar un contragolpe definitivo.

La estrategia le sirvió al Barsa de simulacro de lo que pueda depararle el Milan, y los pupilos de Roura, quien incluyó un cambio por línea respecto a la derrota del martes, no perdieron la compostura, haciéndose progresivamente con el control del balón y retando al cuadro local a salir de su cueva.

En pleno balanceo, Messi aprovechó el primer pase a la espalda de la zaga blanca para nivelar la contienda, recibiendo de Alves, recortando hacia adentro y batiendo con la zurda y raso a Diego López, mal colocado y despistado por la trayectoria del disparo, entre las piernas de Ramos.

El 1-1 tranquilizó al Barsa, que pudo tomar ventaja en un derechazo de Messi, bien controlado por López. Mientras, el único chispazo del Madrid antes del descanso lo volvió a provocar Morata, al cabecear fuera un buen centro de Luka Modric.

Con más de media hora por delante, Mourinho dio entrada a Cristiano, y el portugués tardó menos de un minuto en provocar una tarjeta amarilla de Gerard Piqué; y menos de 10 en forzar una gran intervención de Valdés con un tiro libre marca de la casa: potente e imprevisible.

Roura respondió con el ingreso del chileno Alexis Sánchez buscando mayor frescura en un equipo que pareció acusar un bajón físico en la segunda mitad, mientras Messi permanecía desaparecido tras el gol.

Mejorado con Cristiano, el Madrid dio un paso adelante, y Valdés evitó el 2-1 en un mano a mano con Morata, quien había tomado la espalda a la zaga azulgrana.

Sin noticias del líder ni de Messi, el equipo de Mourinho se bastó de un tiro de esquina para cerrar su segunda victoria seguida sobre el Barsa, al ganar Ramos el salto a Piqué y cabecear con autoridad a gol.

Cristiano se quedó sin marcar en esta ocasión, impactando un tiro libre en la madera en los instantes finales. Certificada la derrota visitante, Valdés fue expulsado por protestar la no señalización de un penal sobre Adriano.

"El árbitro no es excusa. Otros años también hemos sufrido un bajón físico y mental, pero tenemos suficiente talento para salir adelante. Hoy jugamos mejor que el martes", consideró Piqué.

Cargando...

YAHOO DEPORTES EN FACEBOOK