Novak Djokovic sufrió la peor derrota de su carrera: cayó por 6-2 y 6-1 contra Lorenzo Sonego en el ATP de Viena

LA NACION
·2  min de lectura

Es el resultado imposible, el partido imposible. Es tan grande el impacto, que es difícil de descifrarlo. El número 1 mundial quedó de rodillas, como nunca antes, como nunca en la historia. Un 6-2 y 6-1 propinado por el italiano Lorenzo Sonego en el ATP de Viena que marca a fuego al finalista de Roland Garros, donde cedió frente a Rafael Nadal. Este traspié, en apariencia, parece más doloroso. Por lo asombroso, porque se escapa de cualquier tipo de contexto. Es el peor resultado de la carrera del serbio Novak Djokovic en un partido a tres sets.

Nunca antes había finalizado un partido de esta categoría cediendo menos de cuatro juegos, solo le ocurrió en su debut en Grand Slams ante Marat Safin, en Australia 2005, cuando perdió por 6-0, 6-2 y 6-1. Lógicamente, era muy joven, inexperto. Pero lo que acaba de ocurrir en Viena lo cambia todo.

El tenis italiano está en el cielo, con Matteo Berrettini, hoy, el mejor de todos, con Fabio Fognini el viejo artista indomable, con Jannik Sinner, un joven con sueños de grandeza y también con Lorenzo Sonego. En el ATP 500 de Viena este joven de 25 años, nacido en Turín, le dio el golpe más grande de la historia a Nole, que acabará la temporada como número 1 mundial. Nadie le puede sacar la corona. Y sin embargo, sufrió un drive de KO. De esos que suceden en los cuadriláteros. El 6-2 y 6-1 por los cuartos de final no resiste mayor análisis: no pareció ser el número 42 mundial. Se asemejó al número 1 frente a un inexperto. Djokovic se mostró fatigado, física y mentalmente.

La sorpresiva caída de Djokovic fue la tercera derrota del año para el serbio, que también cayó en la final de Roland Garros y fue descalificado (por un pelotazo a una jueza de línea) en su partido contra el español Pablo Carreño en el US Open. Es decir: este fue el único partido "terrenal". Y fue un impacto enorme.

"Es la mejor victoria de mi vida. Novak es el mejor jugador del mundo. Hoy jugué muy, muy bien. Es increíble", expresó Sonego, después de su triunfo en una hora y 8 minutos de juego contra el número uno del ranking y máximo favorito en el torneo austríaco de categoría ATP 500, sobre canchas duras y con 1.409.510 euros en premios.