Noche de protesta en Asunción termina en conflicto frente al Partido Colorado

Agencia EFE
·2  min de lectura

Asunción, 8 mar (EFE).- La cuarta jornada de protestas en Asunción contra el Gobierno de Mario Abdo Benítez terminó en enfrentamientos frente a la sede del conservador Partido Colorado tras varias horas de movilización pacífica junto al Congreso.

Con esta concentración ante la sede del Partido Colorado, los manifestantes pretenden hacerle saber al mandatario que no se conforman con los cambios anunciados en su Gabinete, sino que buscan la renuncia de todo el Gobierno y poner fin a décadas de mandatos conservadores.

Aunque la jornada frente al Congreso había transcurrido de forma pacífica, salvo algunos momentos de tensión puntual, en la sede del Partido Colorado volvieron a repetirse los enfrentamientos, con lanzamientos de papel higiénico y pequeños incendios en la entrada del edificio, que lograron contenerse sin lamentar daños.

Las personas presentes en la zona del Partido Colorado comentaron a los medios locales que las personas que provocaron los altercados habían aparecido en el lugar solo para tensar la situación y después desaparecieron.

Estas actuaciones terminaron una noche más con la intervención de los policías antimotines y la presencia de carros hidrantes en la zona para dispersar a los manifestantes.

CUARTA JORNADA PACÍFICA FRENTE AL CONGRESO

A las 18.00 hora local, los paraguayos indignados con el Ejecutivo volvieron a citarse en el Congreso para mantener su proclama de "todos los días, hasta que renuncien".

Entre gritos y cánticos, los manifestantes protestaron de forma tranquila una tarde más, con la vista puesta de nuevo en la dimisión de todo el Gabinete.

Las protestas también se extienden al expresidente Horacio Cartes (2013-2018), "colorado" como Abdo Benítez aunque a la vez su rival interno, y todavía con un fuerte poder, tanto en el país como en el partido.

De hecho, la salvación del presidente del juicio político que prepara la oposición depende de las decisiones que tome la bancada de Honor Colorado, de Cartes.

A medida que anochecía, se vivieron algunos momentos de tensión cuando la policía acercó dos carros hidrantes hacia la zona de los manifestantes, aunque dentro del perímetro vallado en el que se sitúan los uniformados.

Esto provocó que algunos de los manifestantes respondieran con un intento de tirar la barandilla, aunque la situación consiguió calmarse gracias al diálogo entre policías y ciudadanos.

En esta jornada varios asistentes también dirigieron sus acusaciones contra la prensa y corearon gritos contra los principales grupos de medios del país.

Las protestas contra el Gobierno de Abdo Benítez arrancaron la tarde del viernes, como respuesta al descontento ciudadano con la gestión de la pandemia por parte del Gobierno.

Los manifestantes prometen seguir las convocatorias hasta lograr la renuncia de todo el Ejecutivo.

(c) Agencia EFE