¿No va a hacer daño? Las acciones más violentas de Sergio Ramos

Yahoo Deportes
En el Clásico de 2007 del Bernabéu, Sergio Ramos es expulsado por una entrada a Messi (Foto: Getty Images)
En el Clásico de 2007 del Bernabéu, Sergio Ramos es expulsado por una entrada a Messi (Foto: Getty Images)

“Es una acción muy rápida, hay contacto pero no hay intención, ni mucho menos, de hacer daño a un compañero. Le deseo que se recupere”. Así justificó Sergio Ramos el codazo, según él fortuito, que le propinó en la nariz a Milan Havel, jugador del Viktoria Pilsen, durante el partido que enfrentó a este equipo y al Real Madrid en la fase de grupos de la Champions League el pasado miércoles. El incidente se produjo en el primer tiempo y obligó al jugador checo a abandonar el campo con la cara completamente ensangrentada.

Podría ser cierto. A fin de cuentas el fútbol no deja de ser un deporte de contacto en el que no son raros los encontronazos y el riesgo de lesión está siempre ahí. El problema, en el caso particular del capitán de los blancos, es que estas situaciones se repiten con una frecuencia sorprendentemente alta incluso para un defensa central como él. No en vano hablamos del jugador más expulsado en los 90 años de historia de la Liga española. Y sin embargo, no son pocos los que se quejan de la impunidad arbitral del sevillano, recordando que, por ejemplo, el episodio de Pilsen se saldó sin ni siquiera una tarjeta amarilla.

De hecho, la última gran polémica de Ramos ocurrió en la final de la pasada Champions League. Para la historia quedará que el propio Ramos levantó al cielo de Kiev el 13º trofeo de campeón de Europa para el Real Madrid, pero muchos también recuerdan que, durante el partido, Mohamed Salah, estrella del Liverpool, tuvo que ser sustituido en el primer tiempo con un hombro desencajado tras un agarrón y derribo del zaguero sevillano. En el mismo encuentro, nada más comenzar la segunda mitad y con el marcador aún 0-0, el portero de los ingleses, Loris Karius, recibió un impacto en su cara, de nuevo por parte de Ramos y su codo; los médicos dicen que el aturdimiento que sintió el guardameta tras el golpe podría ser una de las causas de sus dos graves errores en los goles madridistas.

Pero no son, ni mucho menos, las únicas veces en que ha ocurrido algo así. Hemos recopilado otras lesiones de futbolistas en las que el actual capitán de los merengues se ha visto involucrado:

    • Nacho González, centrocampista uruguayo del Levante, estuvo seis meses de baja con una rotura de ligamentos en su rodilla derecha tras una dura entrada de Ramos durante un enfrentamiento entre ambos equipos a comienzos de la temporada 2010/11.

    • También se rompió el ligamento cruzado Riccardo Montolivo, medio del Milan, en un enfrentamiento de la selección italiana contra la española en Turín en octubre de 2016. El atacante intentaba desbordar por la banda derecha para centrar cuando Ramos se cruzó para interceptar el balón… y se lo llevó por delante. Fueron igualmente seis meses de baja.

    • Álvaro Vadillo, hoy jugador del Granada en Segunda División, era en 2011 uno de los canteranos más prometedores del Betis; con apenas 17 años estaba empezando a consolidarse en el equipo verdiblanco. Sin embargo, su carrera se vio frenada en octubre de ese mismo año en el Bernabéu: un empujón de Ramos cuando iba a toda velocidad a por un balón le hizo apoyar mal su pie derecho y romperse también un ligamento de la rodilla. Tardó medio año en volver a jugar con el filial y una temporada entera en ganarse una nueva convocatoria en la primera plantilla.

    • El de Salah tiene un antecedente directo: Humberto Suazo. El Chupete militaba en la temporada 2009/10 en el Zaragoza, y en el partido en La Romareda contra el Real Madrid, en abril, se dislocó el hombro en un encontronazo con el defensor de Camas. Como consecuencia, tuvo que permanecer parado un mes y medio, y su preparación para afrontar el Mundial de ese año con la selección chilena se resintió.

    • En un Getafe-Real Madrid de octubre de 2007, Sergio Ramos llegó a por un balón un instante antes que Álvaro Jiménez. Suficiente para que el madridista atropellara a su ex compañero y le derribara con un fuerte golpe en las costillas. La contusión le mantuvo un mes fuera de juego.

    • A finales de 2014, en un partido contra el Celta de Vigo en el Bernabéu, Ramos pisó el tobillo del argentino Gustavo Cabral. Las imágenes no dejan claro si fue un acto accidental o intencionado; en cualquier caso, el rival sufrió un esguince que le sacó del campo en camilla y le mantuvo un mes de baja.

    • Quizás la más llamativa de las lesiones causadas por Sergio Ramos sea la que sufrió Fernando Torres. En mayo de 2007 el delantero, todavía en su primera etapa en el Atlético de Madrid, sufrió un esguince de tobillo tras una contundente entrada del central madridista; le costó un mes fuera de juego. Lo sorprendente es que no ocurrió durante un derbi… sino cuando eran compañeros en un entrenamiento de la selección española.

    Estos son los casos comprobados de jugadores que han pasado por la enfermería tras un intercambio de impresiones no demasiado amistoso con el 4 blanco (o el 15 de la Roja, según el caso). La lista se haría interminable si se incluyen todas las escaramuzas en las que ha participado, tal como atestiguan las innumerables tarjetas amarillas que ha recibido; en este sentido, ostenta el récord tanto con la selección española como en la Champions League o en la Liga, superando holgadamente las 200 en total… y sus detractores dicen que no son pocas las veces que el árbitro le perdona. Él insiste en que no va a mala fe y son circunstancias del juego. Cada cual es libre de creer la versión que prefiera, aunque los datos están ahí.

    Síguenos en nuestra nueva cuenta de Instagram @YahooDeportes para disfrutar de más contenido original

    También te puede interesar:

    El Real Madrid frena una pitada contra Sergio Ramos en el Bernabéu

    Mal ambiente en el Real Madrid: Sergio Ramos da balonazos a un canterano en el entrenamiento

    El Madrid ya tiene atada a una nueva joya

     

    Qué leer a continuación