“No quería que mis hijos se quedaran sin su madre”: Mamá de tres niños es diagnosticada con cáncer de colon en estadio 4 a los 35 años

Yahoo Noticias
Carly Mesic y su familia. Imagen cedida por Carly Mesic/Cortesía de TODAY.
Carly Mesic y su familia. Imagen cedida por Carly Mesic/Cortesía de TODAY.

La madre de tres hijos “súper activa” a la que le diagnosticaron un cáncer de colon en estadio 4 está compartiendo su historia para animar a las personas de todo el mundo a cuidar su salud colorrectal.

En 2017, Carly Mesic de Orlando, Florida, estaba muy ocupada haciendo malabares con sus tareas como madre y esposa mientras trabajaba como directora de un restaurante y practicaba deporte más de cinco veces por semana.

“Sinceramente, me sentía tan bien como cuando tuve a mis hijos”, confesó Mesic en una entrevista concedida a The Today Show.

Acababa de terminar un cambio en su dieta y rutina de ejercicios con el que perdió 18 kilos en apenas seis meses. Sin embargo, en octubre de ese año comenzó a notar sangre en sus heces.

“Sabía que no era normal”, admitió. “Pero en ese momento no fui lo suficientemente consciente como para preocuparme mucho por ello”.

Carly Mesic con su esposo Brian y sus hijos Bryce, Freedom y Brianna. Foto cedida por Carly Mesic, Cortesía de TODAY.
Carly Mesic con su esposo Brian y sus hijos Bryce, Freedom y Brianna. Foto cedida por Carly Mesic, Cortesía de TODAY.

Muy pronto Mesic comenzó a experimentar estreñimiento, dolor frecuente en un lado del abdomen y sus heces eran estrechas y sanguinolentas. Mesic acudió a su médico de cabecera creyendo que sus problemas se debían a las hemorroides. A pesar de que le indicaron una colonoscopia, la ocupada madre reconoció que cambió la cita varias veces creyendo que no era “nada grave”.

A pesar de que sus síntomas se agravaron, no fue hasta agosto de 2018 que Mesic decidió ir al hospital.

“No sé por qué lo hice. Era domingo, estaba en el trabajo y pensé: ‘¿Sabes qué?, iré a emergencias’”, contó Mesic. “No me estoy muriendo, pero en este momento solo necesito saber qué me pasa. Salí del trabajo y le envié un mensaje a mi esposo diciéndole que llegaría por la noche. Fui a casa, me cambié y fui a urgencias sin saber que terminaría ingresada en el hospital por casi dos semanas”.

Después de realizarse una tomografía computarizada y algunas radiografías, los médicos le dijeron a Mesic y a su esposo que habían encontrado un tumor del tamaño de una naranja en su colon.

Imagen cedida por Carly Mesic/Cortesía de TODAY.
Imagen cedida por Carly Mesic/Cortesía de TODAY.

“Hice una pausa, miré a mi esposo y pensé: ‘Bien, ¿qué significa eso?’. Dijeron que me iban a ingresar porque veían otras manchas sospechosas. Les pregunté: ‘¿Por qué son sospechosas?’. Me dijeron que tenía cáncer y empecé a llorar”.

Otras pruebas confirmaron los temores de los médicos, Mesic, quien tenía tan solo 35 años de edad en ese momento, padecía un cáncer de colon en estadio 4 y este se había extendido a sus pulmones y al hígado.

“Me dijeron que probablemente tenía cáncer desde hacía años”, contó. “Puedes vivir años con algo que tiene la capacidad de arrebatarte la vida y no lo sabes porque durante las primeras etapas no se presentan síntomas agudos”.

Según Health Canada, el cáncer colorrectal es el segundo cáncer más diagnosticado en Canadá. Representa el 11,9 % de los casos nuevos de cáncer y el 11,7 % de las muertes por cáncer cada año.

Aunque la mayoría de los cánceres colorrectales ocurren en adultos mayores de 50 años, es posible desarrollar cáncer de colon o recto a cualquier edad. Las personas mayores de 50 años deberían someterse a una prueba de detección cada dos años, pero si tienes antecedentes familiares de cáncer colorrectal, pólipos colorrectales, enfermedad inflamatoria intestinal (EII), o si fumas, bebes mucho o comes mucha carne roja, deberías hablar con tu médico de cabecera. Todas estas variables son factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar un cáncer colorrectal, cuya incidencia ha aumentado en las personas de menos de 50 años, según los estudios.

Imagen de GoFundMe.
Imagen de GoFundMe.

Los síntomas del cáncer colorrectal pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades, pero no deben ignorarse. La aparición de sangre en las heces, un cambio en los hábitos intestinales (diarrea, estreñimiento o ambos), malestar estomacal, necesidad constante de evacuar acompañada de pocas heces, vómitos, pérdida de peso y anemia son algunos de los síntomas de la enfermedad colorrectal que debería valorar un médico.

Durante el primer ingreso en el hospital, Mesic hizo todo lo posible por mantener una actitud positiva.

“Caminaba de un lado a otro de los pasillos haciendo estocadas, intentando mantener un buen estado de ánimo, y luego lloraba. Recuerdo haber llorado con la enfermera porque no quería que mis hijos se quedaran sin su madre”, contó. “Lloro cada vez que pienso en eso, es lo peor para mí: saber que me extrañarían, cuánto les dolería y que no estaría a su lado para consolarlos”.

Tras varias rondas de quimioterapia, a Mesic le extirparon quirúrgicamente todo el colon sigmoide, la parte inferior del intestino grueso, y también se sometió a radiación para tratar el cáncer de hígado. No obstante, en diciembre de 2019 las pruebas revelaron la aparición de nuevos tumores en el abdomen, después de que Mesic se sometiera a una cirugía de urgencia por un dolor agudo en el costado.

¡Ayer Carly Rae recibió su primer regalo por San Valentín y decidió abrirlo hoy en su sesión de quimioterapia! ¡¡¡Muchas gracias!!! ¡Ya está haciendo una diferencia! ¡¡Mira esa enorme sonrisa!! ❤️👏❤️

Si quieres enviar amor y palabras de aliento, ¡hazlo!

Carly Brecker
3707 Landlubber St.
Orlando, FL 32812

“Siento como si me hubieran diagnosticado otra vez”, apuntó, refiriéndose a la noticia. “Mi médico me dijo que debería pasar mucho tiempo con mis hijos mientras me sienta bien”.

A los niños de Mesic, quienes tienen entre 6 y 14 años de edad, les han dicho que está enferma, pero ella duda que sus hijos más pequeños sean conscientes de la gravedad de su enfermedad.

“Mi hijo mayor siempre me pregunta cómo me siento y cómo van mis tratamientos”, dijo Mesic. “Muy pronto vamos a buscar terapia familiar o alguien con quien hablar que pueda ayudar a las familias durante estos momentos difíciles”.

La mejor amiga de Mesic, Hilary Vickers, hizo una llamada en las redes sociales pidiéndoles a las personas que le envíen tarjetas de felicitación por el Día de San Valentín para ayudarla a mantener un buen estado de ánimo mientras se somete al tratamiento. Vickers también ha abierto un GoFundMe para la familia para compensar los gastos médicos y que puedan irse de vacaciones para crear recuerdos inolvidables.

“Cuando luchas contra algo como esto, no se trata simplemente de una batalla física, sino también emocional y mental”, confesó Vickers. “Mantener una actitud positiva y alegre en estos días difíciles es muy importante, por lo que mi objetivo es hacer todo lo que pueda para lograrlo. ¿Qué mejor manera de animarla que enviarle cartas llenas de amor y palabras de aliento?”.

Mesic espera que compartir su historia sirva para que otras personas no ignoren los síntomas potencialmente graves y se hagan un examen colorrectal.

“Ve al médico y hazte pruebas, programa una colonoscopia aleatoria por si acaso”, aconsejó Mesic. “No duele y es mejor saber que estás limpio a que un buen día ese problema salga de la nada”.

Elizabeth Di Filippo

Qué leer a continuación