Nikita Mazepin: el peor alumno de la clase que tendrá otro duro examen en la Fórmula 1

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Nikita Mazepin, un piloto que genera polémicas dentro y fuera de las pistas
Nikita Mazepin, un piloto que genera polémicas dentro y fuera de las pistas

A veces, el dinero no hace la felicidad en la Fórmula 1. Nikita Mazepin está sentado sobre la fortuna de 13 mil millones de dólares de su padre, pero en el transcurso de la temporada 2021, el ruso solo sintió hasta ahora la aspereza de la grava, se pegó contra los muros de contención y se mareó dando trompos. Una realidad automovilística muy complicada para este joven de 22 años, que debutó este año en el equipo Haas después de los fracasos de su progenitor Dmitry de comprar las escuderías Force India y Williams.

El abandono en el GP de Bahrein, más el 17º puesto en Emilia Romaña, junto con su 19ª ubicación tanto en Portugal como Barcelona, lo convierten en estas cuatro fechas en el peor piloto de la parrilla. Es cierto que la falta de estabilidad trasera de su auto –admitida por el director del equipo Guenther Steiner- convierten a su VF-21 de Haas en un aparato inmanejable, pero el rubio moscovita se está haciendo desafortunadamente popular por sus polémicas maniobras y genera preocupación entre sus colegas, que toman la proximidad de su auto en la pista como un peligro latente. “¿Si me da miedo Nikita? Sí, sí. Cuando cruzamos nuestros caminos, presto un 200 por ciento más de atención con él que con el resto de pilotos”, admitió el francés Esteban Ocon (Alpine). Durante los entrenamientos libres de Barcelona, Charles Leclerc (Ferrari) se mostró tan frustrado por ser bloqueado que se lamentó en la radio: “Mazepin nunca cambiará”, lo que llevó a su equipo a reportar el incidente al control de carrera.

Nikita Mazepin, a bordo del Haas F1 Team VF-21, durante el GP de España
Nikita Mazepin, a bordo del Haas F1 Team VF-21, durante el GP de España (Lars Baron/)

Banderas azules

Mazepin deja expuesta su impericia a partir de sus temerarios volantazos y su instinto agresivo en exceso, pero al menos es consciente de todo lo que le falta aprender en la máxima categoría del automovilismo. Por ejemplo, es uno de los pilotos que más ignoraron las banderas azules, aquellas que les indican a los corredores rezagados que deben hacerse a un lado para no estorbar a los competidores que disputan la punta. “Me encontré lidiando con estas banderas azules por primera vez en mi vida, ya que nunca antes me habían mostrado una de ellas. Así que es cosa de ir aprendiendo, al igual que se aprende a pilotear. Me demandó unos cinco o siete años aprender a manejar de forma adecuada, de modo que, con suerte, me llevará algunos fines de semana aprender a actuar con banderas azules”, comentó.

Los incidentes protagonizados por Mazepin, cuyas habilidades al volante están puestas muy en duda, son de los variados. En el circuito de Sakhir sufrió el peor debut posible en la F1, ya que se fue contra las protecciones en una curva y tuvo que abandonar en la primera vuelta, sin que algún auto lo obstruyera. Perdió el control y duró solo 24 segundos en la pista. En el asfalto de Imola, su monoplaza extravió el rumbo dos veces durante los primeros entrenamientos libres. Y allí mismo, en tierra italiana, rompió el “pacto de caballeros”, una norma no escrita en la F1, al adelantar a Antonio Giovinazzi durante la Q1, lo que le valió una dura recriminación del piloto de Alfa Romeo Racing. “¡Qué está haciendo Mazepin, honestamente!”, estalló durante la clasificación el corredor nacido en Martina Franca.

Otro gran momento de tensión se dio en Portimao, cuando Mazepin ignoró las banderas azules y dificultó el adelantamiento de Sergio “Checo” Pérez, que marchaba primero escapando de la persecución de Lewis Hamilton. “Es un p... idiota”, se enfureció el mexicano por la radio. Pudo haber habido una colisión y el ruso recibió una penalización de 5 segundos y un punto menos de una súperlicencia que muchos se preguntan cómo la obtuvo. En ese episodio, el hijo del magnate se disculpó con Checo: “Todo ha sido culpa mía”, reconoció. Y en la clasificación del GP de España, el enojado fue Lando Norris; sucedió que el director de carrera castigó a Mazepin con tres posiciones en la parrilla de salida y un punto en su licencia por haber bloqueado al inglés durante la Q1, aunque el ruso se burló de aquella decisión reglamentaria. “No estoy molesto, porque no había mucho que pudiera hacer excepto desaparecer el auto, que es algo que todavía no sé cómo hacer”, declaró.

Mónaco, un examen muy complicado

El “peor alumno de la clase”, de talento cuestionado y sin resultados previos para destacar, tiene este domingo uno de los exámenes más difíciles: Mónaco. No lo embarga el optimismo con miras a la clásica cita: “Siendo realista, Mónaco probablemente será un fin de semana más difícil para nosotros. Nuestro coche es hoy el más complicado para conducir de toda la parrilla, y en una pista como Montecarlo irá un paso más allá, porque no hay escapatorias sino muros. Nos falta más carga aerodinámica para circuitos específicos como Mónaco; no la tendremos para poder competir con los demás”, apuntó Mazepin, en un nivel claramente inferior al de su compañero de equipo, Mick Schumacher.

La mala reputación que el Nº 9 de Haas se creó dentro del Circo de la Fórmula 1 es un correlato de un escándalo del que todavía hoy le resulta muy difícil volver: la divulgación de su video de instagram en el que manoseó el pecho a una joven. La filmación dañó su imagen y casi dinamita su ingreso a la F1, mientras que la FIA y la categoría le advirtieron que su conducta sería observada dentro y fuera de los autódromos. Aquella agresión sexual provocó el repudio de los fans en general, sobre todo del público femenino. No hay día en el que en las redes no aparezca el hashtag #WeSayNoToMazepin (”Le decimos no a Mazepin”), una tendencia desde la desagradable actitud que exhibió con la mujer en un auto particular, junto con amigos. Entonces, en su vergonzoso diciembre pasado, se disculpó y luego auguró: “Dejemos que las carreras hablen por mí”.

El ruso Nikita Mazepin muestra un nivel inferior en la escudería Haas en comparación con Mick Schumacher
El ruso Nikita Mazepin muestra un nivel inferior en la escudería Haas en comparación con Mick Schumacher (Pool/)

Su pobre foja de resultados en las categorías de desarrollo –nunca logró un campeonato- ya no hablaba bien de él, a lo que se sumaron diversas turbulencias de adolescente: cuando compitió en la Fórmula 3 Europea en 2016, agredió físicamente a su rival Callum Ilott, a quien le dejó un ojo morado, la mandíbula hinchada y cortes en la cara. Mazepin recibió una prohibición de carrera como castigo. En la temporada 2019 de Fórmula 2 tuvo tantas penalizaciones que estuvo a punto de perderse la carrera final, lo que habría sido un problema, dado que necesitaba ubicarse lo suficientemente alto para obtener la súperlicencia. Y lejos de la competencia, se lo vio de fiesta durante el funeral de nueve mineros muertos tras una explosión, en una de las propiedades de su padre, dueño de la empresa de fertilizantes químicos Uralkali. Mientras se decretaba luto en la región, Nikita compartía fotos y videos junto a varias modelos.

Mensajes homófobos y racistas

Ya sea en su vida virtual como en la real, Mazepin suele meterse en problemas: durante una charla en vivo en las redes sociales del conductor de Williams George Russell, el ruso le posteó: “Tengo un secreto acerca de ti, amigo, que la gente podría llamar salir del armario”. También respaldó con tres emojis sonrientes un comentario racista dirigido al piloto Yuki Tsunoda (AlphaTauri), que sugería que el japonés debería estar en el teatro Kabuki, “que es donde pertenece”, en lugar de competir. Además, en un tuit, Mazepin “felicitó” al Covid-19 en su aniversario porque “un muchacho en Wuhan se comió un murciélago”, lo que fue visto como una falta de respeto, especialmente por las cifras catastróficas del coronavirus en Rusia.

El comentario desafortunado de Mazepin contra George Russell
El comentario desafortunado de Mazepin contra George Russell

Renueva el debate del niño rico que ocupa una de las ansiadas 20 butacas de la F1 impulsado por un gran poderío económico familiar. Hasta ahora es visto como un “villano” y algunos medios especializados ya se preguntan si es “el peor piloto de la historia de la F1”. Por lo pronto, el novato Mazepin carga con la mochila de estar en un lugar de privilegio gracias al patrimonio de su padre -le permitieron hacer infinidad de test sin límites de neumáticos- y por ahora no devuelve respuestas en la pista.