"Estuvimos ocho horas encerrados en el restaurante": el relato de un tenista atrapado en el atentado de Viena

Luis Tejo
·3  min de lectura
Nicolás Massú saluda levantando su pulgar durante el Open de Australia
Nicolás Massú el pasado enero durante el Open de Australia. Foto: Quinn Rooney/Getty Images.

Sin contar la posibilidad de ser víctima directa, una de las experiencias más traumáticas que puede haber en esta vida es asistir de cerca a una gran tragedia, como un accidente o un atentado terrorista. Así estarán ahora mismo muchos ciudadanos y visitantes de Viena, el último lugar donde hemos tenido que informar de un acontecimiento trágico. En la capital austriaca anoche mismo un ataque criminal de ideología islamista dejó al menos cinco muertos y más de quince heridos.

Miles de personas que se encontraban en el centro de la ciudad, presas del pánico, escaparon yéndose cuanto antes de las calles afectadas o refugiándose en algún establecimiento. Es lo que le ocurrió, por ejemplo, al tenista chileno retirado Nicolás Massú, que se encontraba en la urbe centroeuropea.

Massú se encontraba cenando en un restaurante muy cerca del lugar de los hechos, y siguiendo las indicaciones de las autoridades tuvo que permanecer encerrado en el local durante ocho horas para evitar males mayores. Desde allí aprovechó para relatar a través de la red social Twitter lo que estaba ocurriendo.

El deportista de Viña del Mar no compartió vídeos, imágenes o información sensible, siguiendo las recomendaciones de la policía austriaca, que pidió a la población permanecer en lugar seguro y no aportar en las redes ningún dato que, de hacerse público, pudiera dificultar la operación contra los asesinos. Al cabo de un rato comunicó que la situación se había tranquilizado y le permitieron volver al hotel.

Nicolás había viajado a Viena porque entre sus ocupaciones actuales está la de entrenador del tenista austriaco Dominic Thiem, actual número 3 del ranking ATP. Precisamente ha estado dirigiendo a su pupilo en el recién terminado Abierto de Viena, donde Dominic, que defendía el título, no pudo pasar de cuartos de final. Además, sufrió una lesión en el pie que le impedirá participar en el Masters de París-Bercy que se disputa esta semana.

Además de este trabajo, Massú ejerce desde 2014 como capitán de la selección de Chile en la Copa Davis. Bajo su mando, el equipo nacional participó en 2019 en las finales del torneo, disputadas en Madrid, aunque no pudo pasar de la fase de grupos. En la presente edición (que, debido a la pandemia del coronavirus, concluirá en 2021) sus jugadores cayeron eliminados en la ronda clasificatoria contra Suecia.

Hoy Nicolás tiene 41 años y, aunque sigue vinculado al tenis, lleva retirado de las pistas desde 2013. Pero en su momento fue uno de los nombres importantes del circuito, llegando a ser el número 9 del mundo allá por 2004. En su palmarés destacan sobre todo los dos oros olímpicos conseguidos ese mismo año en Atenas, uno en categoría individual y otro en dobles, algo que nadie más ha logrado en la era profesional. Puede presumir también de haber ganado seis torneos ATP a lo largo de su carrera; en Grand Slams, su mayor logro es haber llegado a cuarta ronda de Estados Unidos en 2005, eliminando por el camino al entonces jovencísimo Stan Wawrinka.

Más historias que te pueden interesar: