Critica de 'The New York Times' a la "restrictiva" ley aplicada a Hasél

M. J. Arias
·3  min de lectura

La entrada del rapero Pablo Hasél en prisión para cumplir una condena de nueve meses por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, las manifestaciones en señal de protesta por ello que recorren España desde entonces y los disturbios generados por algunos de los participantes en las mismas han llegado a The New York Times. El prestigioso medio estadounidense se ha hecho eco del clima de tensión y crispación en España en este sentido dando un toque de atención al poner énfasis en lo “restrictiva” que es la ley por la cual se ha encarcelado al rapero. 

The New York Times considera la ley por la que se ha encarcelado al rapero Pablo Hasél como de las más
The New York Times considera la ley por la que se ha encarcelado al rapero Pablo Hasél como de las más "restrictivas".

“La condena y arresto del señor Hasél ha desencadenado un debate nacional sobre las regulaciones españolas sobre el discurso, que son algunas de las más restrictivas sobre el lenguaje considerado peligroso para las instituciones estatales”, recoge el diario en un amplio reportaje en el que desgrana la situación del rapero, cómo se produjo su detención tras encerrarse en la Universidad de Lleida y las reacciones a lo ocurrido.

Así, además de hacerse eco de los disturbios provocados por algunos, el lanzamiento de objetos a la Policía, la quema de contenedores y las cargas contra los manifestantes, desde el diario, quienes firman la información, Raphael Minder and Mike Ives, hacen hincapié en el clima de opinión en contra de la legislación existente. 

Explican desde el citado medio que el gobierno de coalición de izquierdas se plantea la reforma del Código Penal en este sentido y que “el hecho de que un artista pueda ser encarcelado por la letra de una canción o comentarios en Twitter ha galvanizado a la comunidad artística española”.

En la ultima parte de la información es donde se ahonda en el “historial” de España por “condenar a personas por comentarios hechos en las redes sociales, basándose principalmente en su ley que prohíbe la glorificación del terrorismo”, escriben. Destacan que si bien algunas han sido a usuarios de redes sociales desconocidos, algunos personajes más populares también han sido condenados.

En ese grupo es donde entra Hasél, pero también Valtònyc, del que The New York Times recuerda que huyó a Bélgica en 2018 para no entrar en prisión por las letras de algunas de sus canciones según las cuáles el juez le condenó por lo mismo que a su compañero de profesión: enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

Sobre Hasél, señalan que sus problemas legales podrían prolongarse en el tiempo ya que tiene más causas pendientes de sentencia firme, no solo las que hacen referencia a sus declaraciones o letras de canciones. Mencionan la investigación abierta por la Policía por haber, supuestamente, entrado en un edificio gubernamental en el marco de las protestas por la detención en Alemania de Carles Puigdemont.

No incluye la información de The New York Times la última noticia en este sentido, conocida probablemente después de su publicación. Se trata de la confirmación por parte de la Audiencia de Lleida de una condena de dos años y medio para el rapero por amenazar a un testigo de un juicio contra unos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona. Un fallo que aún puede ser recurrido.

La jueza encargada del caso ha ratificado casi la sentencia anterior al completo en la que se consideraban probados los delitos de obstrucción a la justicia, amenazas y un delito leve de maltrato de obra.

EN VÍDEO | Amnistía Internacional expresa su "indignación absoluta" por la detención de Hasel