Negociación Gobierno - Conmebol: por qué habrá partidos internacionales nocturnos en el AMBA

Alejandro Casar González
·5  min de lectura
El presidente Alberto Fernández junto con Alejandro Domínguez, titular de Conmebol, Claudio Tapia, de AFA, Matías Lammens, Ministro de Turismo y Deporte, y Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados
@afa

Los llamados entre la Conmebol y el gobierno argentino empezaron el viernes por la noche. Un solo objetivo: mudar las localías de los equipos del AMBA que no pueden jugar más allá de las 18 por el DNU del Poder Ejecutivo o, en su defecto, volver al estado de excepción que permitió disputar los partidos internacionales en plena cuarentena del año pasado, mucho antes de la reanudación del torneo argentino. San Lorenzo, Vélez y Argentinos, los tres clubes que tienen que jugar como locales esta semana por Libertadores y Sudamericana, recibieron una comunicación por escrito de la Conmebol: tenían hasta las 16 de hoy para informar una sede alternativa de sus partidos.

El reglamento del torneo, al que todos los clubes adhirieron firmando una carta de intención hace algunas semanas, es claro. Si las autoridades sanitarias deciden que un partido no puede disputarse donde está previsto, los clubes que son locales deben conseguir un estadio que tenga un aeropuerto internacional a menos de 150 kilómetros de distancia, para que las delegaciones extranjeras aterricen allí y vayan, en burbuja sanitaria, a los hoteles de concentración. Primer problema: en plena segunda ola de la pandemia escasean las estaciones aéreas habilitadas para recibir vuelos del exterior.

Coronavirus. El Gobierno le ordenó a la AFA cambios de horario por las nuevas restricciones y puede haber modificaciones hasta en la Copa Libertadores

A la mañana apareció la primera sede posible: Rosario. El aeropuerto de Fisherton, que estaba cerrado para recibir pasajeros del exterior, podría abrirse esta misma semana. Después de todo, deberá estar operable a partir de la otra semana, ya que tanto Newell’s como Rosario Central tienen que jugar la Copa Sudamericana. Adelantar la operación era una posibilidad. Sobre todo, porque todos los integrantes de esas comitivas tienen PCRs negativos al salir de su país. E incluso son testeados en los lugares de destino, tal como fija el reglamento. Argentinos Juniors, el club del presidente Alberto Fernández, iba a recibir a Nacional de Montevideo en el Coloso Marcelo Bielsa.

El Coloso Marcelo Bielsa
El Coloso Marcelo Bielsa


El Coloso Marcelo Bielsa, uno de los estadios que iban a recibir partidos internacionales de los equipos del AMBA, imposibilitados de jugar más allá de las 18 por el decreto de necesidad y urgencia.

Además de la Chicago argentina, la otra sede que se barajaba era el José María Minella, de Mar del Plata. Incluso se especuló con que San Lorenzo se mediría allí con Huachipato el miércoles, por la Copa Sudamericana. El aeropuerto Astor Piazzolla, de la ciudad balnearia, todavía no estaba habilitado. Y faltaba Vélez, que tiene que recibir el martes ni más ni menos que a Flamengo, por la Libertadores. Otra cancha que se barajó para recibir partidos fue el estadio Julio César Villagra, en el cordobés Barrio Alberdi, la casa de Belgrano de Córdoba (el otro coliseo mediterráneo, el estadio Mario Alberto Kempes, no puede recibir partidos nocturnos porque están reformando la iluminación). Pasado el mediodía, ninguno de los tres partidos tenía sede 100% confirmada.

El aeropuerto Astor Piazzolla de Mar del Plata recibirá obras, en línea con el proyecto de modernización establecido por el ministerio de Transporte
GoogleMaps


El aeropuerto Astor Piazzolla, de Mar del Plata, iba a recibir delegaciones de los clubes extranjeros por copas internacionales, como el chileno Huachipato, rival de San Lorenzo. (GoogleMaps/)

“A las 15.55 todo estaba en veremos”, relató una fuente que participó de las negociaciones y de las febriles llamadas por WhatsApp para evitar el colapso organizativo. Sobre el gong, las negociaciones al más alto nivel gubernamental dieron sus frutos. Hubo puentes desde el fútbol con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; con el propio Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y hasta con el presidente Alberto Fernández. De las charlas también participó Matías Lammens, ministro de Turismo y Deporte, y expresidente de San Lorenzo.

Los clubes que compiten a nivel internacional jugaron una ficha: prometieron un “protocolo más estricto” para los partidos con equipos de otros países, que se presentará el lunes. “Después de jugar, los futbolistas seguirán en burbuja sanitaria hacia el hotel en el mismo micro que los llevó al estadio. Y los liberamos al día siguiente a las 6 de la mañana”, contó un directivo que tuvo su teléfono explotado por las conversaciones. Desde el Gobierno confirmaron la existencia de nuevas regulaciones y agregaron más datos: “Se restringirá al máximo la circulación. Habrá un solo micro para la delegación local y otro para la visitante. Eso será todo”.

El Minella, en la previa de la semifinal entre River y Gimnasia
@beto_fumo


Al mediodía, el estadio marplatense José María Minella era el elegido para San Lorenzo vs. Huachipato, por la Copa Sudamericana. (@beto_fumo/)

Ante la consulta sobre por qué decidieron habilitar los partidos nocturnos de la Conmebol cuando los encuentros del torneo local en AMBA deben empezar antes de las 18, desde el Poder Ejecutivo apuntaron a una cuestión práctica: “Es muy engorroso habilitar los aeropuertos del interior. Habría que poner centros de testeo en Córdoba o en Rosario y habilitar allí Migraciones, porque ahora no están recibiendo vuelos internacionales. Hacer ir a los equipos a los aeropuertos del interior era imposible e impracticable: no se podía testear allí”.

Así, una vez que en los clubes tuvieron la aprobación del Gobierno, le mandaron las cartas a la Conmebol con la confirmación de los partidos en los horarios y las sedes que habían sido informadas oportunamente. El texto fue el mismo en los tres casos (Argentinos Juniors, Vélez y San Lorenzo): “Conforme a los entendimientos alcanzados con el Gobierno Nacional, los encuentros deportivos que se llevarán a cabo en la semana entrante se disputarán en los estadios situados en el ámbito del AMBA y en los horarios preestablecidos sin modificación de las sedes predeterminadas”. La comunicación está dirigida al director de Competiciones de Clubes de la Conmebol, el brasileño Frederico Nantes.

Boca jugó mejor, le ganó a Atlético Tucumán y ahora es segundo en la Copa de la Liga Profesional

Conclusión: los clubes pudieron confirmar la sede de sus partidos porque el Gobierno accedió a flexibilizar el DNU que rige para el AMBA, con la promesa de un protocolo más estricto y ante la certeza de que abrir los aeropuertos del interior para mudar los partidos era impracticable.

Ahora bien, el Gobierno pudo haber quedado en una encrucijada. Después de todo, hay un protocolo para los partidos del torneo local (terminan antes de las 20 en el AMBA) que rige de viernes a lunes y otro para los de las competencias internacionales, que se pone en práctica de martes a jueves y que permite partidos nocturnos. ¿Doble vara? “Una cosa son todos los partidos de primera y del ascenso y otra cosa, distinta, es un encuentro internacional por día de semana. No tienen nada que ver en cuanto al volumen de gente”, se escudan en el Gobierno como explicación para la dualidad de criterios.

Habrá, entonces, partidos nocturnos en el AMBA. Los de la Conmebol.