Qué necesita hacer el Barça para ganar la liga. Carrera a contrarreloj

Javier Álvarez-Beigbeder Suárez
·2  min de lectura

Digamos que no es imposible pero si algo más complicado que hace escaso un día. La derrota en El Clásico ha dejado tocado a los culés que vieron como pese a completar un buen partido en el aspecto ofensivo e incluso mejorar en defensa en la segunda mitad, no hicieron lo suficiente para rascar ningún punto del feudo madridista.

Real Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander | Angel Martinez/Getty Images
Real Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander | Angel Martinez/Getty Images

Teniendo en cuenta la dificultad de los partidos que le quedan podemos marcar en el calendario tres fechas imprescindibles. En primer lugar tenemos el duelo que se disputará en el Camp Nou y que enfrentará al Barça con los colchoneros. En el partido de ida el conjunto del cholo Simeone le dio un repaso táctico y de actitud al equipo catalán. Eso sí, lograr los tres puntos en ese encuentro es indispensable y obligatorio para seguir en la lucha.

Tras este emocionante partido, el Barça deberá visitar dos estadios que siempre son difíciles: Mestalla y el estadio de la Cerámica. Pese a que no está siendo la mejor temporada del Valencia, cada vez que un grande pisa su estadio parece recobrar todo su ímpetu y espíritu ganador que tanto echa en falta en otras ocasiones. El del Villarreal es aún un choque más complicado puesto que el equipo groguet necesita urgentemente los puntos para su carrera por la Europa League.

Atletico de Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander | Quality Sport Images/Getty Images
Atletico de Madrid v FC Barcelona - La Liga Santander | Quality Sport Images/Getty Images

De un día para otro se ha pasado de depender de sí mismo a depender de dos equipos. Todos los esfuerzos serán en vano si el Atlético de Madrid no se deja algún punto por el camino además del duelo directo, o si el Real Madrid vence todos los choques que le esperan.

Nadie dijo que la lucha sería fácil pero la recompensa está a tiro y no es momento de rendirse.