NBA: el mayor ridículo en una sola jugada en el duelo entre Charlotte Hornets y Detroit Pistons, ante la mirada de Michael Jordan