NBA: Facundo Campazzo “le sacó la silla” a un rival, hizo una asistencia de bowling y repitió una viveza que ya es costumbre, en la victoria de Denver Nuggets contra Charlotte Hornets

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Facundo Campazzo y LaMelo Ball luchan por la pelota Charlotte Hornets 112 vs. Denver Nuggets 117.
Chris Carlson

Justo en la cancha de Charlotte Hornets, Facundo Campazzo, más que una mosca, fue un avispón (”hornet”) en las orejas de los rivales. Venía teniendo una mala noche en el tiro en la victoria de Denver Nuggets por 117 a 112 e iba de mayor a menor, pero se recuperó en el final con 8 tantos en el último cuarto. Terminó con esos 8 puntos más 4 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y 3 pérdidas en 36 minutos.

Su comienzo de partido fue magnífico y el número 7 volvió locos a algunos contrarios. Principalmente, a P. J. Washington, un ala-pivote de 2,01 metros (23 centímetros más que el argentino), que quiso aprovechar sus 104 kilos (16 de diferencia) para ganarle un cuerpo a cuerpo al pequeño base en la zona pintada del aro de Denver. ¿Qué hizo Campazzo? Le “sacó la silla”. En el básquetbol, se llama “sacar la silla” a la acción de retirar el cuerpo propio en un mano a mano para que el adversario, ya sin sostén para sus embestidas, caiga. Fue lo que pasó con el interno de Charlotte, que sin el sustento físico del cordobés se fue al piso, aunque logró hacer un pase al pivote Bismack Biyombo, que falló el doble corto.

La “quita de silla” y la asistencia “de bowling”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La situación, que ocurrió antes de cumplirse dos minutos de juego, no terminó en eso, sino que tuvo dos consecuencias. El base de Denver tomó el rebote, contraatacó y realizó una excelente asistencia “de bowling”, en velocidad, filtrada y con efecto, a Aaron Gordon, a quien dejó listo para el doble, sin oponentes entre el aro y él. Y más tarde, ya en el tercer cuarto, tuvo otro escarceo con Washington, que no toleró la aspereza física y empujó a Campazzo: los jueces cobraron foul del jugador de Charlotte, mal negocio para quien supera largamente en talla y peso al pequeño marcador. Los periodistas televisivos que siguen la campaña de Nuggets volvieron a hablar de “peste” al referirse al número 7.

La rosca en el “bowling” y otros pases-gol destacados

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Otra ganancia a partir de una situación que parecía de desventaja fue la recuperación de una pelota que, por inercia de su cuerpo, iba a tener sacando de la cancha a Campazzo. Rápido de mente, el cordobés realizó lo de otras veces, hacer rebotar el balón en un contrario para no perderlo, pero con una diferencia: en este caso él estaba aún en el rectángulo de juego y el rival, Devonte’ Graham, ya estaba fuera. “Facu es muy inteligente”, lo ponderó el relator Chris Marlowe en un esforzado español, que aplica cada vez más cuando comenta acciones del argentino.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Histriónico, Campazzo anduvo además de fotógrafo antes del partido. Tomó imágenes con una cámara profesional y pidió sonriente “un porcentaje” de lo que las “grandes fotos” fueran a redituar. Él mismo respondió con un tuit al video de esa situación que publicó la NBA: “Rustico”, escribió, así, sin la correspondiente tilde. No quedó claro si se refería a su pronunciación del inglés o a su condición de fotógrafo...

Compacto de los aciertos de Campazzo vs. Charlotte

Más que en su pronunciación del inglés o sus habilidades fuera del básquetbol, al argentino tal vez lo preocupara su efectividad en lanzamientos en sus últimas actuaciones. Esta vez llegó a ser nula hasta comienzos del último cuarto, cuando a falta de 9 minutos llevaba errados todos sus tiros: cinco intentos de triple y uno de doble. Pero en los minutos más calientes de un partido que comenzó muy favorable a Denver pero llegó bastante cerrado a su final, Campazzo corrigió su puntería, acertó un triple para darle aire a Nuggets cuando estaba apenas 2 tantos arriba (109-107) a falta de 90 segundos y, sin llegar a terminar con buenos números en el rubro, alcanzó a maquillar la estadística: 1 de 2 en dobles y 2 de 7 en triples.

Russell Westbrook, el jugador de los récords históricos en la NBA al que pocos quieren y al que tildan de egoísta

De todas maneras, los números no reflejan cuándo dominante resultó el cordobés en el cierre del encuentro. Manejó el ataque de Denver y lideró la defensa en un desenlace exigente, quizás más que lo esperado, contra Charlotte Hornets. Así, el equipo de Colorado se repuso luego de dos derrotas sucesivas y volvió a quedar a tiro de Los Angeles Clippers, su adversario directo por el tercer puesto de la Conferencia del Oeste. Nuggets acumula 45 éxitos y 24 reveses, con 65,2% de eficacia, y el conjunto californiano tiene 46 y 23, con 66,6%.

Las desventuras del peor propietario de la historia de la NBA y la maldición de las Teddi-Bears

El triunfo le dio otra buena noticia plantel dirigido Mike Malone: se garantizó como mínimo el cuarto lugar en su zona y, con ello, la ventaja de localía en la primera serie de playoffs, que por ahora no tiene determinado al adversario. A Campazzo y compañía les quedan apenas tres compromisos de la etapa regular de la NBA, todos como visitante. El próximo tendrá lugar este jueves, a las 21 de Buenos Aires.

Deck: números correctos, poca participación y nueva derrota

Así como Oklahoma City Thunder se acostumbra a perder, Gabriel Deck se estabiliza en su papel en el equipo, que este martes cayó por octava vez seguida. En el 106-122 como visitante de Sacramento Kings, el santiagueño consiguió 8 puntos (4 de 7 en dobles), 1 rebote y 1 pase-gol, en 18 minutos de acción.

Compacto de la actuación de Deck ante Sacramento

El alero argentino viene teniendo poco el balón y está interviniendo en unos 20 minutos por partido, con una correcta proporción de aciertos en tiros de dos puntos (57,1 esta vez). Su ínfimo 7,7% en triples (1 de 13 en sus ocho actuaciones de la temporada) no se modificó en este caso, porque Deck no intentó desde lejos al aro.

Deck cocinando a su hombre

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿El primer “esto es sucio” de la carrera de Deck?

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.