Nadia Podoroska. “Estar sana”, el objetivo que se propuso la rosarina hace años y que hoy es una clave de su explosión

Sebastián Torok
·5  min de lectura
La tenista Nadia Podoroska, durante uno de los ejercicios que realiza con su kinesiólogo (Diego Rodríguez) para tratar de prevenir lesiones, su gran desafío tras años de padecimientos.
Instagram

Nadia Podoroska padeció su cuerpo durante años. Su crecimiento tenístico fue interrumpido por distintas lesiones. Espalda, cadera, muñeca. Lloró, se frustró. Después de tomar envión e ingresar en el Top 200 en 2016, entre 2017 y 2018 estuvo siete meses inactiva por un severo daño en la muñeca derecha. Así y todo, con incertidumbre y temor no se alejó del court: sin usar la mano hábil se movió como pudo y hasta ensayó empuñando la raqueta con la izquierda. Poco a poco fue hallando soluciones. Se apoyó en Diego Rodríguez, ex kinesiólogo de David Nalbandian y por entonces trabajando con Juan Martín del Potro. Hoy, tras un 2020 mágico, en el que llegó a las semifinales de Roland Garros, es la 45° del mundo. Pero, sobre todo, está sana. Esa es una clave de su evolución.

Billie Jean King Cup: la Argentina, con Podoroska, se mide en Córdoba con un rival de peligro, pero hay confianza

“La prioridad es estar sana, poder jugar sin dolor y mi objetivo para el año que viene es elegir bien los torneos para que el cuerpo no sufra, quiero que me dure muchos años”, comentaba Podoroska, en diciembre de 2017, en el diario La Capital de su Rosario natal. La Rusita, apodo que nació en ese mismo medio, tomaba a Del Potro como espejo de resiliencia y buscaba su propio destino. No pasó tanto tiempo, y sin embargo, hoy el escenario es muy disímil. Su explosión en el circuito durante 2020 se debió, en una buena porción, a la estabilidad atlética que halló (además de otros matices, claro, como el psicológico). Y ahora, con un lugar en la súper elite, su desafío es seguir potenciando su cuerpo y sostenerse en la vorágine. Para ello necesita que el cuidado sea extremadamente celoso.

"En los últimos años aumentó el conocimiento de mi cuerpo", explica Nadia Podoroska; el aspecto atlético es clave para su competencia en la elite de la WTA.
"En los últimos años aumentó el conocimiento de mi cuerpo", explica Nadia Podoroska; el aspecto atlético es clave para su competencia en la elite de la WTA.


"En los últimos años aumentó el conocimiento de mi cuerpo", explica Nadia Podoroska; el aspecto atlético es clave para su competencia en la elite de la WTA.

“En los últimos años he mejorado. Se ha actualizado la información sobre el trabajo del cuerpo. Antes ibas al kinesiólogo cuando tenías una lesión. Ahora se apunta a la prevención de las lesiones antes que a la recuperación. Lo que hago con Diego [Rodríguez] es tratar el cuerpo como algo más integral, con el concepto de la cadena muscular. No trabajar únicamente en la muñeca si tengo una molestia, sino en atender el cuerpo más globalmente”, le cuenta Podoroska a LA NACION, a pocas horas del debut del equipo argentino de la Billie Jean King Cup (ex Fed Cup), ante Kazakhstán, en Córdoba, por los play-off, desafío en el que es la máxima referente.

Podoroska, Rodríguez y Mariano Seara (kinesiólogo de equipos nacionales de Copa Davis y ex Fed Cup, además de socio de Rodríguez) trabajan juntos desde hace casi cuatro años. La parte física está a cargo del equipo que lidera Martiniano Orazi, PF de Diego Schwartzman (y ex de Del Potro). Con ellos, más el aporte de sus entrenadores (Emiliano Redondi y Juan Pablo Guzmán), Podoroska se fortaleció. Cambió algunos de sus hábitos en el día a día. Y los logros que obtuvo no fueron casuales. Ahora tiene el desafío de mantenerse entre las raquetas más destacadas de la WTA.

Nadia Podoroska
Nadia Podoroska


Tras un 2020 mágico, en el que llegó a las semifinales de Roland Garros y se encumbró como Top 50, Nadia Podoroska tiene el desafío de sostenerse y seguir evolucionando.

“En los últimos años aumentó el conocimiento de mi cuerpo”, afirma Podoroska. Y añade: “En la medida en la que una va siendo más profesional tiene que estar más atenta a esos detalles que no son tan detalles: prevención, recuperación, descanso, alimentación, hidratación, más conciencia”. Cada día, esté donde esté, Podoroska se toma un tiempo para hacer distintos ejercicios de estiramiento y relajación, utilizando su propio peso corporal. Cuando tiene los elementos, utiliza, entre otros, el columpio o las cintas para el entrenamiento por suspensión llamadas kuruntas, que provienen del yoga. Son ejercicios en los que Rodríguez suele aferrarse y que en su momento también incorporó, con mucha disciplina, Del Potro.

“Cuando hago ese ejercicio pareciera que estoy en el circo”, sonríe Nadia, que hace un tiempo posteó una foto suya “colgada”. Y aporta: “Me da mucho resultado. Son ejercicios con la respiración, de autoconocimiento. La vida que llevamos los de alto rendimiento es intensa y estos trabajos me sirven para bajar los decibeles, tomar conciencia del cuerpo. Los hago todos los días un poco, aunque esté en el hotel de un torneo; hay etapas en las que se incrementan un poco, dependiendo del calendario”.

Nadia Podoroska, cual si fuera una artista de circo, "colgada" durante un ejercicio de estiramiento y relajación, utilizando su propio peso corporal.
Instagram


Nadia Podoroska, cual si fuera una artista de circo, "colgada" durante un ejercicio de estiramiento y relajación, utilizando su propio peso corporal. (Instagram/)

Rodríguez, licenciado en kinesiología dedicado a la kinefilaxia (el tratamiento de patologías mediante el movimiento), aporta: “Con Nadia se trabaja sobre la consciencia corporal, la respiración, la flexibilidad, la estabilidad, los equilibrios, la movilidad…, todo lo que tenga que ver con la alineación postural. Esos son los grandes capítulos de la prevención. Se usan muchas herramientas y son trabajos de compensación para el deterioro que te produce la actividad física a tan alta intensidad, lo que se conoce como alto rendimiento”.

Diego Rodríguez, kinesiólogo de Nadia Podoroska desde hace casi cuatro años, también fue importante en la recuperación de Juan Martin del Potro a partir de 2016.
Diego Rodríguez, kinesiólogo de Nadia Podoroska desde hace casi cuatro años, también fue importante en la recuperación de Juan Martin del Potro a partir de 2016.


Diego Rodríguez, kinesiólogo de Nadia Podoroska desde hace casi cuatro años, también fue importante en la recuperación de Juan Martin del Potro a partir de 2016.

Según Rodríguez, a quien también se lo recuerda por acompañar a Nalbandian al Masters de 2005 en Shanghai que ganó el unquillense, cuenta que, a nivel de recuperación, hay un montón de herramientas que se usan después del esfuerzo: “O como hizo Nadia la semana pasada, que estuvo haciendo la rehabilitación sin tenis ni físico para reestablecer el equilibrio normal y fisiológico del cuerpo después de la acumulación de la fatiga [NdR: hace unos diez días Podoroska se bajó del WTA de Bogotá tras sentir molestias en la cadera y optó por parar con miras a la serie de la ex Fed Cup en el Córdoba Lawn Tenis Club]”.

Franco Feitt, el tenista argentino suspendido de por vida por arreglar partidos

Transcurrieron tres años desde aquel ferviente deseo de Podoroska, el de tener salud para competir en el circuito de tenis. Mucho sucedió en el camino desde entonces y mucho queda por recorrer. Pero la mejor tenista sudamericana del ranking ya está cimentada de otra manera: con mucho por seguir cultivando y añadiendo a su disco rígido, es verdad; también con aprendizaje y certezas.