Nadia Podoroska no se detiene: venció a la italiana Camila Giorgi y avanzó a los cuartos de final del WTA de Linz

LA NACION
·2  min de lectura

La tenista argentina Nadia Podoroska sigue encendida y no se detiene. En su primer torneo como Top 50 luego del mágico Roland Garros (llegó a las semifinales), la rosarina avanzó a los cuartos de final del WTA de Linz, Austria (bajo techo y sobre superficie dura, con US$ 225.500 en premios), al derrotar a la italiana Camila Giorgi (75°; hija de Sergio Giorgi, un argentino ex combatiente de Malvinas) por un extenuante 6-7 (4-7), 6-1 y 6-4, en dos horas y 32 minutos.

Tenis bajo el agua en Creta: fuertes lluvias, daños y un torneo con argentinos que estuvo cerca de cancelarse

Este viernes, la próxima rival de la jugadora de 23 años entrenada por Emiliano Redondi y Juan Pablo Guzmán, será la rusa Ekaterina Alexandrova, cuarta favorita del certamen, 33° del ranking individual y 25° en febrero pasado. Será el primer partido entre ambas.

Podoroska, sexta preclasificada en Linz, encontró en Giorgi (26° del mundo en octubre de 2018) a una rival agresiva y enérgica, que la exigió al máximo y la llevó a cometer errores. Sin embargo, la argentina, que disfruta del mejor momento de su carrera, con mucha actitud y empeño sacó adelante un partido que se le había complicado. En total, Nadia anotó un ace, cometió tres doble faltas, logró el 69% de primeros servicios, ganó el 65% de puntos con el primer saque y el 53% con el segundo. Giorgi le generó nueve chances de quiebre a Podoroska, quien no pudo evitar el rompimiento tres veces. Asimismo, la argentina le provocó 17 oportunidades de quiebre a la europea y los consiguió en seis veces.

"Tenis blue": ante la necesidad y la falta de competencia nacional, torneos de incógnito, por plata y para sobrevivir

Con esta actuación, Podoroska, actual 48° del mundo, ya se aseguró avanzar, al menos, una posición en el ranking tras el torneo de Linz, el último del año. Pero claro que no se conforma y, en Austria, va por más.