El Nacional de Clubes lo confirma: más que secretos, Hindú tiene una fórmula para ganar casi siempre

Agustín Monguillot
lanacion.com

Las vueltas olímpicas son una costumbre para Hindú desde hace varios años. No importa si le va mal en el Top 12 de la URBA, en el que no se le dieron en las últimas dos temporadas; siempre tendrá un Nacional de Clubes a mano para celebrar. La trabajada victoria por 18-13 frente a Jockey Rosario lo consagró pentacampeón en el torneo más importante de clubes del país.

Nunca pierde el hambre. En esta competencia que organiza la Unión Argentina de Rugby, lo de la entidad de Don Torcuato es hegemónico. Desde 1993, cuando comenzó a desarrollarse el Nacional, Hindú se quedó con 10 torneos. Es el máximo ganador por lejos: les lleva seis de ventaja al SIC (4) y siete a Duendes (3), que completan el podio.

Se reinventa. Hindú fue eliminado por Belgrano en las semifinales del Top 12 de la URBA. No dio por terminado el año, se mentalizó para ir con todo en busca del pentacampeonato. Mientras algunos clubes de Buenos Aires no lo priorizaron a lo largo de los años (ponían equipos alternativos porque sus jugadores llegaban cansados o diezmados), Hindú siempre dedicó lo mejor. "Nos encanta jugarlo", aseguró Santiago Fernández, autor de los 18 puntos de ayer.

Hindú tiene jerarquía en Fernández y otros referentes. A los 32 años, el expuma experimentó una sensación única: salir campeón en su casa. Se emocionó el capitán, llevado en andas. "El Momio es lo más grande del rugby nacional", le cantaron en la tribuna.

E Hindú tiene recambio. Mientras históricos de mil batallas empiezan a despedirse, ya asoman los que van a tomar la posta. Por edad, Nicolás Amaya, Nicolás Damorim y Felipe Oberlander deberían haber jugado la final de menores de 19, pero ya son miembros activos del plantel de primera. A ellos se suma Joaquín De la Vega Mendía, que jugó el Mundial de M20 por los Pumitas.

Ayer se vivió en todo momento un clima de final, con gradas llenas y disputa al extremo. Hindú fue superior y construyó una buena ventaja con el pie de Fernández. Jockey se mantuvo en partido, pero se pasó de rosca en el contacto, al punto de que terminó el primer tiempo con 13 rugbiers porque recibió dos tarjetas amarillas por tackles peligrosos.

Más que tackle alto, una toma de lucha; Jockey Rosario no encontró la forma de doblegar a Hindú en la final, por más que consiguió un try y su adversario no lo hizo.

Los primeros 10 minutos de la segunda etapa eran ideales para que Hindú sentenciara. Belisario Agulla se zambulló en el in-goal, pero le avisaron a Federico Anselmi que observara una jugada previa. Y el árbitro vio un golpe de Tomás Resnick. Anselmi lo expulsó y dejó al local en un escenario inesperado: resistir medio partido con un jugador menos. "Estaba a las p...", reconoció Fernández, sonriente.

Hindú tiene oficio. En su peor momento, mostró ese plus que tienen solo los equipos que llevan varias definiciones encima. Porque Jockey vio su oportunidad y buscó con insistencia, pero se encontró con un rival que lo maniató. Tanto que el visitante llegó al try en el último minuto. Martín Cancelliere da la clave: "Ganamos porque tenemos un pack de p. madre".

Hindú cerró un torneo perfecto para sí. En la primera etapa batió a Tucuman Lawn Tennis y Jockey Córdoba en Don Torcuato y se quedó con su zona en Mendoza, ante Marista. En cuartos, no la tuvo fácil en casa con Gimnasia y Esgrima, de Rosario, el campeón del Interior: 28-27. Luego, venció otra vez en Cuyo a Marista. Todo concluyó en Don Torcuato. "Es la mejor forma de cerrar el año", dijo Agustín Capurro.

Diez conquistas suma Hindú en el Nacional de Clubes, incluidas las de los últimos cinco años, en finales frente a Newman, Belgrano, Tala, Newman y Jockey Club Rosario.

Es el 20º título para el club desde 1996, año en que inició la cosecha hasta convertirse en el mejor equipo del rugby argentino en lo que va del siglo. La mitad de esas conquistas fue en el Nacional de Clubes. A esta altura, no hay nada de secreto.

Hindú de festejo, un clásico de este siglo; a los 32 años, Santiago Fernández, el capitán y goleador, ganó por primera vez en Don Torcuato un torneo.

La síntesis de la final

Hindú (18): Martín Cancelliere; Agustín Fusoni, Belisario Agulla, Severiano Escobio y Francisco Mateu; Santiago Fernández (capitán) y Lucas Camacho; Lautaro Bavaro, Nicolás Amaya y Tomás Resnick; Augusto Bávaro y Gonzalo Delguy; Mariano Viano, Agustín Capurro y Juan Ignacio Martínez Sosa.Entrenadores: Francisco Fernández Miranda, Lucas Ostiglia y Juan Ignacio Gauthier.Ingresados: Facundo Gattas, Nicolás Leiva, Leonardo Pesente, Lautaro Naveira, Nicolás Damorim y Lucas Pulido.Jockey Rosario (13): Patricio Baronio; Guido Pedregoza, Facundo Ferrarío, Matías Ferrario y Manuel De Marco; Juan Albertengo y Nicolás Vergallo; Máximo Oliveros, Sebastián Binner (capitán) y Emiliano Ferrari; Facundo Saranich y Marcos Lorenzini; Alfredo Gálvez, Mariano Pigatto y Agustín Orsi.Entrenador: Bernardo Urdaneta.Ingresados: Ignacio Dogliani, Franco Manavella, Lucas Vignau, Francisco Trabucchi, Alejo Fradua y Nicanor Minoldo.Primer tiempo: 7 minutos, penal de Fernández (H); 12, penal de Fernández (H); 20, penal de Albertengo (J); 25, penal de Fernández (H), y 39, penal de Fernández (H). Resultado parcial: Hindú 12 vs. Jockey Rosario 3. Amonestados: 37, De Marco (J), y 39, Orsi (J).Segundo tiempo: 13, penal de Fernández (H); 16, penal de Dogliani (J); 24, penal de Fernández (H), y 40, gol de Dogliani por try de Baronio (J). Resultado parcial: Hindú 6 vs. Jockey Rosario 10. Expulsados: 2, Resnick (H).Árbitro: Federico Anselmi.Cancha: Hindú.

Qué leer a continuación