Primera Nacional: el arquero que empató sobre la hora contra su exclub

LA NACION
lanacion.com

El partido se evaporaba. San Martín de Tucumán padecía la derrota contra Instituto y veía como nada podía hacer. A los 48 minutos, córner. La última bola de la noche caería en el área de la Gloria.

Entonces, Ignacio Arce tuvo la corazonada de que algo podría ocurrir. Se cruzó todo el campo de juego y fue a buscar el cabezazo. El arquero de San Martín de Tucumán se ubicó cerca del punto penal, en medio del hervidero que era la Ciudadela.

Llegó el centro, nadie de Instituto se ocupó de marcar al excompañero y el Mono metió un cabezazo al suelo que infló la red. 1 a 1. Delirio. Sorpresa. Alegría. Felicidad. Un gol muy similar al que anotó Carlos "Chiquito" Bossio, por entonces arquero de Estudiantes, para igualar 1-1 contra Racing, en el torneo Clausura de 1996, también con un frentazo.

El agónico gol de Arce le permitió al Santo mantener su invicto y garantizarse que terminará el 2019 como líder de la Zona B de la Primera Nacional.

Para Ignacio Arce, este 24 de noviembre será inolvidable porque se convirtió en el primer arquero tucumano en anotar un gol en el fútbol argentino, para que los 22.000 asistentes lo celebren como una victoria.

Qué leer a continuación