Nacho se hace mayor

GRA442. Vitoria (álava) (Spain), 23/09/2017.- Real Madrid’ defender Nacho Fernandez (L) vies for the ball with Alaves’ Daniel Torres (R) during the Primera Division Liga match between Alaves and Real Madrid held at Mendizorroza stadium in Vitoria, Basque Country, Spain, 23 September 2017. (España) EFE/EPA/David Aguilar

Desde que era muy pequeño, con apenas 11 años, Nacho Fernández despuntaba en el Real Madrid como un gran líder. El central era el menos habilidoso de la familia, donde su hermano pequeño Alex se robaba todos los focos. Era un mediocentro de lujo, pero se quedó por el camino. Nacho, sin embargo, se ha forjado gracias a su ética de trabajo y su alto nivel de concentración un carrera que ahora le pilla en un espléndida madurez.

El central de Alcalá de Henares tiene 27 años y ya no tiene que demostrarle nada a nadie. Ha dejado atrás la fase en la que cualquier buena actuación era una sorpresa, ganándose el derecho a sentirse importante en el equipo. Además, gracias a sus increíbles prestaciones con el Real Madrid, Julen Lopetegui ha decidido contar con él como el tercer central de la Selección y, a menos que una lesión lo impida, el año que viene viajará a Rusia con La Roja.

No ha sido fácil el camino. Como buen canterano, a Nacho siempre le ha costado más que a los demás. Cuando recién se asentaba en el equipo, se decidió fichar a Varane –dos años menor que él– quien estaba destinado a convertirse en el central titular del equipo durante al menos una década. Ante esta situación cualquiera hubiera bajado los brazos y buscado nuevos horizontes. Pero Nacho no.

El seis blanco perseveró y aprovechó su polivalencia para contar con minutos importantes para su progresión. Durante estos siete temporadas de blanco, Nacho ha destacado sobre todo por su efectividad. No imparta en que posición juegue ni en que instancia de la temporada, el defensa rinde siempre a un muy alto nivel. Tanto así que en el Calcio están como locos por ficharle. Hace dos años fue la Roma el equipo que se interesó por el madrileño, pero ni el jugador ni el club se pantearon una hipotética salida. Este último verano, el Inter de Milán puso sobre la mesa 35 millones de euros por su traspaso, pero una vez más Nacho decidió quedarse.

En este arranque de temporada, gracias a las rotaciones de Zidane y las muchas lesiones que ha sufrido el equipo en la retaguardia, Nacho se está convirtiendo en un bastión defensivo para los blancos. El técnico francés no podría estar más contento con el rendimiento de Nacho, quien logró sobreponerse al mal trago del histórico 4-0 en el Calderón en 2015 –sin duda su noche más negra como futbolista– para recordarle al mundo que él es el elegido para recoger el testigo de Sergio Ramos, toda vez que el camero decida poner punto y final a su aventura madridista.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7