Néstor Gorosito llegó a un acuerdo para dirigir a San Lorenzo: cuándo asumirá en el Ciclón

LA NACION
lanacion.com

Néstor Gorosito reemplazará en el Ciclón a Juan Antonio Pizzi

Néstor Gorosito volverá a San Lorenzo como director técnico el próximo martes, luego de dirigir el lunes por la noche su último partido al frente de Tigre frente a Chacarita, por el campeonato de la Primera Nacional, según comentó el vicepresidente Marcelo Tinelli hoy, en la puerta del Círculo de Periodistas Deportivos. "Probablemente, Gorosito dirigirá en Tigre ante Chacarita y después vendrá a San Lorenzo".

El presidente Matías Lammens y el mentor de su llegada, Tinelli, pretendían que Gorosito se sumara al club esta misma semana y ya estuviera el próximo sábado al frente del primer equipo ante Argentinos Juniors, uno de los punteros de la Superliga junto a Lanús, pero luego de una charla que mantuvieron esta mañana el conductor televisivo y el principal referente institucional del club de Victoria, el dirigente político Sergio Massa, se llegó a un acuerdo que beneficiara en lo inmediato a ambas entidades.

Así, Gorosito estará volviendo a San Lorenzo después de 15 años y a su favor tendrá el hecho de que contará con dos semanas sin competencia, a raíz de la fecha FIFA, para trabajar con sus nuevos dirigidos antes del debut del 22 de noviembre ante Atlético Tucumán, como visitante, por la decimocuarta fecha de la Superliga. Una semana más tarde ante Patronato, por la decimoquinta, será su regreso al Nuevo Gasómetro.

Mientras tanto, el plantel de San Lorenzo seguirá entrenándose bajo las órdenes de Diego Monarriz, quien se hará cargo del equipo justamente en el mencionado cotejo ante Argentinos, el sábado a las 17.45, como local en el estadio Pedro Bidegain.

Néstor Gorosito volverá a dirigir a San Lorenzo tras casi quince años

"Gorosito es nuestra primera opción", avisó ayer Tinelli como para incentivar aún más al técnico que, de por sí, estaba esperando ese llamado, algo que trascendió a través de un mensaje de whatsapp que se terminó haciendo público hace tres días.

Sin embargo, la palabra empeñada en su momento por Gorosito ante varios jugadores con los que se fue al descenso pero también ganó la Copa de la Superliga, para que se quedaran todos en Tigre, puso en tela de juicio su salida anticipada y generó inicialmente algunas rispideces entre los dos clubes azulgranas.

La campaña de Tigre en la Primera Nacional no es buena, ya que apenas ganó uno de los últimos siete partidos y no solamente está lejos de los puestos que pueden darle un ascenso, sino que además observa con temor el fondo de las posiciones.

Por contrapartida, en San Lorenzo observaron esto como una buena oportunidad para "rescatar" a Gorosito de esa situación y llevarlo a un lugar donde desea estar pese a su amor "condicional" por el otro "Matador", el de Victoria.

Gorosito llegará a un equipo armado por Pizzi, que cuenta con varios jugadores de buen pie como para practicar el juego que a él le gusta, pero con un plantel muy numeroso para afrontar solamente una competencia el año próximo, por lo que en diciembre a varios jugadores se les intentará rescindir el contrato, ya que según advirtió Lammens, "tantos futbolistas terminan conspirando contra el trabajo del entrenador, porque al haber muchos que no juegan, se terminan generando rispideces".

"Pipo", de 55 años, les anticipó su cambio de club a los dirigentes de Tigre recién anoche, luego del insípido empate sin goles como local ante Riestra, pero aceptando las condiciones que para el traspaso se establecieran entre ambas instituciones, algo que terminó de cerrarse este miércoles.

Lo único que resta determinar para que el círculo de la negociación se complete es el monto que San Lorenzo tendría que extenderle a Tigre en carácter de resarcimiento, considerando además que el club de Victoria tendrá que buscarle reemplazante en breve. En primera instancia el nombre que suena es el del uruguayo Felipe De la Riva, recientemente desvinculado de Agropecuario Argentino, de Carlos Casares.

Fuente: Télam

Qué leer a continuación