Murió la madre de Gabriela Sabatini, un sostén imprescindible en su vida más allá del tenis

·3  min de lectura
Betty Sabatini, junto con Osvaldo y con Gaby
@Puppotenis

Un dolor enorme en el ámbito del tenis y del espectáculo. A los 81 años, falleció Beatriz Garófalo, la mamá de Gabriela Sabatini, la mejor tenista de la historia de nuestro país. La madre de Ova, suegra de Catherine Fulop, había estado internada por Covid-19 en septiembre del año pasado y sufría de serios problemas pulmonares.

Quién es el ruso que se atrevió a ganarle a Djokovic en el patio de su casa y salvó 23 puntos de quiebre

Hacía unos dos meses que su situación se agravó, hasta el doloroso desenlace. Las relaciones de los tenistas con sus padres a veces son conflictivas. El caso de Osvaldo, su padre y Betty fue lo contrario: siempre fueron muy unidos con Gabriela, solían acompañarla todo el tiempo y fueron un apoyo imprescindible en los momentos más duros de su carrera. Fue un vínculo muy fuerte, una relación de profundo amor, más allá de la alta competencia y exposición mediática, que tantas veces generó rechazo en la joven Gabriela.

Gaby Sabatini, con Osvaldo y con Betty en la redacción de LA NACION en 1984, tras ganar Roland Garros junior
Gaby Sabatini, con Osvaldo y con Betty en la redacción de LA NACION en 1984, tras ganar Roland Garros junior


Gaby Sabatini, con Osvaldo y con Betty en la redacción de LA NACION en 1984, tras ganar Roland Garros junior

Osvaldo, su padre, murió el 7 de marzo de 2016, víctima de una larga enfermedad. Compañero de Beatriz, juntos viajaron por el mundo para disfrutar y sufrir con los partidos y las conquistas de Gabriela. Osvaldo marcó la carrera de su hija y Beatriz, resultó su apoyo emocional. Juntos, forjaron una persona noble, educada y sin alardes a pesar de su fama y de haber sido la 3° del mundo. Y como padres, jamás permitieron experimentar alguna situación escandalosa en el trato familiar, como sí sucedió con célebres tenistas -y no tan famosas también-, que hasta padecieron de violencia física. También Osvaldo falleció a los 81 años.

Un abrazo conmovedor, en tiempos en los que Gaby arrasaba en el circuito femenino
Un abrazo conmovedor, en tiempos en los que Gaby arrasaba en el circuito femenino


Un abrazo conmovedor, en tiempos en los que Gaby arrasaba en el circuito femenino

La mujer -que siempre prefirió tener un perfil bajo, incluso en el momento de esplendor de su hija en los torneos más importantes del mundo- era señalada por los miembros de su familia como un pilar fundamental.

En diciembre de 2019, Gaby fue distinguida en el Congreso, por la Cámara de Diputados de la Nación con la Mención de Honor «Juan Bautista Alberdi», por su trayectoria deportiva y compromiso con los valores democráticos y republicanos. Impecablemente vestida y maquillada, inmensamente feliz, estuvo acompañada durante el homenaje por sus familiares más cercanos (como su mamá, Beatriz) y amigos.

Betty Sabatini, con Gaby pequeña
Betty Sabatini, con Gaby pequeña


Betty Sabatini, con Gaby pequeña

Agradecida y sin perder la timidez, La ganadora del Abierto de los Estados Unidos 1990 leyó un discurso: «La educación, el respeto, la disciplina, el compromiso, son valores que siempre están presentes en el deporte. Uno necesita de la disciplina para entrenar, para cumplir horarios, para tener una adecuada alimentación. Respeto a las reglas de juego, humildad para afrontar los desafíos. Educación, ya que el tenis más allá de ser una competencia feroz, que es ganar y ganar, después de haber dado todo en un partido quizás uno pierde, pero se da la mano con el rival y sigue adelante, aprendiendo, ya sea de una derrota o de una victoria. Creo que cada uno, desde nuestro lugar, tiene la posibilidad de aplicar todos estos valores en la vida me siento muy halagada”.

Sin nombrarlos, se refería a Osvaldo, su padre. Y, sobre todo, a Beatriz, mucho más que su mamá...

Un recuerdo emotivo

Sabatini anunció su retiro del tenis el 24 de octubre de 1996 en el Madison Square Garden de Nueva York, la ciudad de sus mayores triunfos. Días después, Betty decía: “Se retiró la nena, pero para mí no, al contrario, la tengo más cerquita... Me puse muy contenta cuando tomó la decisión, porque cada dos o tres meses yo le decía: ¿Y Gaby, cuándo vas a estar más tiempo en casa?”.

Y luego del tenis, fueron inseparables.