Murió Rafael Albrecht, una gloria de San Lorenzo: tenía coronavirus

·6  min de lectura
José Rafael Albretch fue figura en San Lorenzo
José Rafael Albretch fue figura en San Lorenzo

Luego de permanecer dos semanas internado en un hospital de la Ciudad de Buenos Aires por dar positivo en coronavirus, José Rafael Albrecht falleció este lunes. El tucumano, tenía 79 años y es recordado por haber nacido futbolísticamente en Atlético Tucumán y consagrarse con la camiseta de San Lorenzo de Almagro, club del que es ídolo indiscutido.

Barcelona - Boca, Copa Libertadores: horario, TV y formaciones

Su debut en las canchas fue en 1957, a los 16 años, con el Decano, y en 1960 fue transferido a Estudiantes de La Plata, para en 1963 recalar a equipo de Boedo, donde vivió su etapa más gloriosa en el fútbol profesional. Y dejó su huella, entre otras cosas, porque se ubicó entre los 10 máximos defensores goleadores de la historia, según un estudio de la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Fútbol (IFFHS).

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El ex zaguero central, que nació en San Miguel Tucumán el 23 de agosto de 1941, integró el plantel de Los Carasucias del 64, que contaba con los “irreverentes” Narciso Horacio Doval, Héctor Rodolfo Veira, Fernando Areán, Victorio Casa y Roberto Telch, entre otros jóvenes.

Déjà vu: el River de Marcelo Gallardo sufre y revive errores que se vuelven cíclicos

Después, en 1968 llegó a Boedo el director técnico brasileño Elba de Padua Lima, más conocido por Tim, un desconocido para el fútbol local, que le sumó algunos refuerzos al equipo que venía de los Carasucias, y se consagró campeón invicto del Torneo Metropoliano de ese año.

Albrecht, segundo marcador central, junto a Carlos Buticce (arquero), Sergio Villar, Oscar Calics y Antonio Rosl, defensores, y Alberto Rendo, Roberto Telch, Víctorio Nicolás Cocco, mediocampistas, y Pedro González, Rodolfo Fisher y Carlos Veglio en ataque, conformaron un “orquesta sinfónica” de fútbol.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Albrecht estará por siempre en el corazón de los hinchas de San Lorenzo. Conducidos por el brasileño Elba de Paula Lima, Tim, los azulgranas de 1968 fueron una mezcla de elegancia y eficacia. Un plantel de 28 futbolistas que brilló a lo largo de 24 fechas, con un registro de 16 victorias y 8 empates. “Probablemente ahora se juegue con mucha más velocidad. Se le da mucha importancia al juego físico. Y es más rápido porque todos defienden y todos atacan. Hace 50 años había futbolistas que defendían y atacaban, tenían roles establecidos. Si la pelota no pasaba por ahí, el lateral derecho era un mero espectador.

“Albrecht era goleador y un excelente jugador, pero eran excepciones. Hoy el fútbol es más compacto, hay más dinámica. Antes corrían cuatro jugadores y los otros siete hacían lo suyo. La dinámica de Miguel Brindisi o Roberto Telch no la tenían otros jugadores. Ahora en la Argentina se ve un fútbol de mayor continuidad e intensidad” resaltaba Rodolfo Fischer, goleador del equipo con 13 tantos y presente en los 24 partidos, ante LA NACION en una nota que en septiembre de 2018 recordaba la campaña de los Matadores, a cinco décadas de la coronación del Ciclón como campeón invicto del torneo Metropolitano de 1968.

Albretch, tras ganarle a Boca en 1968

El mismo Alberto Rendo lo veía a Albrecht como un adelantado: “Acá antes el fútbol se basaba en el ataque. Rafael Albrecht vivía abajo de los palos, era más ofensivo que nuestros delanteros. Y todo cambió muchísimo, hoy es 4-4-2, todos números, a veces no lo entiendo”, explicaba.

Un defensor goleador

Rafael Albretch es el séptimo máximo goleador defensor de la historia, con 95 goles en 506 partidos disputados entre 1960 y 1977. El 28 de enero de 2010, la Federación Internacional de Historia y Estadísticas de Fútbol (IFFHS) destacó a los argentinos Daniel Passarella (segundo), Edgardo Bauza (cuarto), Rafael Albretch y Juan Domingo Rocchia (décimo), ya que se ubicaron entre los 10 máximos defensores goleadores de la historia. El máximo goleador es el holandés Ronald Koeman, con 193 tantos en 533 partidos, entre 1980 y 1997, mientras que Passarella convirtió 134 en 451 cotejos, entre 1974 y 1989, informó la IFFHS.

Rafael Albretch, un defensor goleador de San Lorenzo y un especialista en patear penales
Prensa San Lorenzo


Rafael Albretch, un defensor goleador de San Lorenzo y un especialista en patear penales (Prensa San Lorenzo/)

Albretch también integró la selección de los mundiales de 1962 en Chile y de 1966 en Inglaterra, que lo catapultaron a las más altas esferas del fútbol argentino.

Innovador en los penales

Fue un implacable ejecutor de penales y convirtió 35 de los 37 que pateó. EN 1969, el arquero Heriberto Righi, de Banfield, le atajó uno, y ese mismo año marró el otro ante Desamparados de San Juan. Tenía una forma peculiar de patear los penales, casi sin carrera, frenando, balanceándose y después sí venía la ejecución. En el empate 2-2 con Perú pateó el del 1-1. Fue en 1969 en la Bombonera, por las eliminatorias de México 70.

Sobre su precisión desde los 12 pasos, Albrecht alguna vez detalló: “Nunca tomé carrera, al principio daba un paso y le pegaba fuerte al palo opuesto. Después me fueron estudiando, entonces hacía dos pasos y también entraban. Jamás miré a los arqueros, los observaba de reojo.”

Rafael Albretch, un símbolo de San Lorenzo
Prensa San Lorenzo


Rafael Albretch, un símbolo de San Lorenzo (Prensa San Lorenzo/)

Tres desgracias astillaron su vida. La primera fue un golpe a su corazón azulgrana: San Lorenzo le rescindió el contrato por telegrama. La segunda ocurrió en 1971, cuando fue atropellado por un automóvil. La tercera fue su accidente con el tren, en 1989. En circunstancias poco claras una locomotora atropelló el auto en el que se trasladaba, sobre las vías del tren de Donato Álvarez, en el barrio porteño de Caballito. Durante semanas estuvo en coma profundo, y después de una larga rehabilitación, logró volver a caminar. Fue un milagro. Una nota posterior de la revista El Grafico contó el hecho con el título: “¿Que pasó tucumano? Nací de nuevo”.

El tucumano siempre destacó uno por encima de todos los logros que tuvo como futbolista: “El máximo triunfo de mi carrera fue ganar el Metropolitano del 68 con los Matadores. En ese equipo jugaban bien hasta los malos”.

Albretch (el tercero de arriba, de izquierda a derecha) jugó ocho temporadas en San Lorenzo, marcó 55 goles y fue pieza clave para ganar el Metropolitano '68.
Prensa San Lorenzo


Albretch (el tercero de arriba, de izquierda a derecha) jugó ocho temporadas en San Lorenzo, marcó 55 goles y fue pieza clave para ganar el Metropolitano '68. (Prensa San Lorenzo/)

“El mejor gol que hice fue en 1968 con los Matadores en la cancha de Estudiantes de La Plata. Ganó San Lorenzo 1-0. Hice el gol y se vino el alambrado abajo. El árbitro por reglamento podría haber suspendido el partido pero nosotros le pedimos que siga”, le contó hace un tiempo al sitio Mundo Azulgrana. Allí, destacó un partido de los cientos que disputó en toda su carrera: “Hay uno que llevo en el alma: la final con Estudiantes en 1968. No sólo por haberle ganado a un equipo como el platense, sino por el campeonato invicto de San Lorenzo. Puedo hablar de muchos partidos destacados en los que jugué bien, pero el de la final siempre lo recuerdo. Lo que enorgullece es el titulo.”

Desde 1974 hasta 1975 jugó en el club mexicano León, y luego y hasta 1978 actuó en el Atlas de ese país, donde a fines de ese año se retiró de las canchas. Pero siempre será recordado por todos los corazones azulgranas.