Mujeres se abren paso en el sector de obras

El Universal
Mujeres se abren paso en el sector de obras
Mujeres se abren paso en el sector de obras

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 8 (EL UNIVERSAL).- Si bien cada vez es más notoria la participación de la fuerza femenina en el sector de la construcción, en México todavía es baja respecto al promedio que registran otros países en América Latina y el Caribe.

Por eso aún llama la atención ver a mujeres trabajando como auxiliares en una obra, pues todavía sobresalen entre la mayoría de los hombres. Se les ve, sobre todo, a las más jóvenes acarreando cubetas, subiendo por los andamios e incluso operando maquinaria pesada en las grandes construcciones.

En México, la participación de las mujeres en el sector de la construcción es de 3%, mientras que el promedio de la región es de 2%; la tasa más baja es de 1% y la más alta de 6%, de acuerdo con datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El nivel del país es similar al de Brasil, pero se encuentra por debajo de Chile y Colombia, que tienen 4%, mientras que en Bolivia, Uruguay y Paraguay es de 5%.

La diferencia en la paga entre hombres y mujeres en este sector es amplia. El BID dice que esto se debe a que en actividades que requieren mano de obra calificada o mayor riesgo el salario es mayor, además de que son trabajos casi siempre exclusivos para los varones.

El organismo internacional considera que es importante que los roles de género puedan diversificarse, para poder integrar más a las mujeres más calificadas para operar maquinaria.

El BID pone de relieve que en materia de desigualdad de género en el trabajo, las cifras hablan por sí solas: la participación de la fuerza femenina es de 51.5% frente a 71.7% de los hombres.

También son las que más sufren por el desempleo, pues en el caso de ellas enfrentan una tasa de 9.5%, contra una de 6.8% para los varones. La brecha salarial (la diferencia en los ingresos de mujeres y hombres por el mismo cargo) es reveladora, pues ellas cobran un 15% menos, de acuerdo con datos de la Organización Mundial del Trabajo (OMT).

Lo peor, señala el BID, es la segregación, ya que las labores tradicionalmente consideradas "femeninas" son las peores pagadas.



Qué leer a continuación