Las muertes por coronavirus en India superan las 200.000 después de un aumento récord de casos

Tanvi Mehta
·2  min de lectura

Por Tanvi Mehta

DELHI, 28 abr (Reuters) - El número de víctimas del coronavirus en la India superó las 200.000 el miércoles, el día más mortífero del país hasta la fecha, ya que la escasez de oxígeno, suministros médicos y personal hospitalario agravó el número récord de nuevas infecciones.

La segunda oleada de infecciones ha hecho que al menos 300.000 personas den positivo cada día durante la última semana, desbordando las instalaciones sanitarias y los crematorios e impulsando una respuesta internacional cada vez más urgente.

En las últimas 24 horas se han producido 360.960 nuevos casos, lo que supone el mayor total diario en el mundo, y eleva el número de infecciones en India a casi 18 millones. También ha sido el día más mortífero hasta la fecha, con 3.293 víctimas mortales que elevan la cifra a 201.187.

Sin embargo, los expertos creen que el recuento oficial subestima enormemente el número real de víctimas en una nación de 1.300 millones de habitantes.

En la capital, Nueva Delhi, las ambulancias hicieron cola durante horas para llevar a las víctimas del COVID-19 a instalaciones crematorias improvisadas en parques y aparcamientos, donde los cuerpos ardían en hileras de piras funerarias.

Los afectados por el coronavirus, muchos de ellos con dificultades para respirar, acudieron en masa a un templo sij en las afueras de la ciudad, con la esperanza de conseguir algunos de sus limitados suministros de oxígeno.

Los hospitales de la capital india y sus alrededores dijeron que el oxígeno sigue siendo escaso, a pesar de los compromisos de aumentar los suministros.

"Nos pasamos el día reduciendo los niveles de oxígeno en nuestros respiradores y otros dispositivos, ya que nuestros tanques muestran niveles alarmantemente bajos", escribió la doctora Devlina Chakravarty, directora gerente del hospital Artemis, en el suburbio de Gurgaon, en el periódico Times of India.

"Hacemos cientos de llamadas y enviamos mensajes cada día para conseguir nuestra cuota diaria de oxígeno".

El ministro jefe de Delhi, Arvind Kejrilwal, dijo que la gente estaba enfermando de forma más grave y durante períodos más largos, incrementando la presión sobre la sanidad pública.

"La ola actual es particularmente peligrosa", dijo.

"Es sumamente contagiosa y quienes la contraen no pueden recuperarse tan rápidamente. En estas condiciones, las salas de cuidados intensivos están muy solicitadas".

(Reporte de Tanvi Mehta y Anuron Kumar Mitra; Reporte adicional de Rajendra Jadhav; Escrito por Lincoln Feast; Editado por Richard Pullin y Clarence Fernandez, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)