Muere una décima persona en manifestaciones en Venezuela

Una mujer falleció en Venezuela tras ser herida cerca de una movilización de partidarios del gobierno socialista esta semana, y se convirtió en la décima víctima fatal vinculada a una nueva ola de protestas contra el presidente Nicolás Maduro, dijo el domingo una autoridad. Partidarios del gobierno (de rojo) y opositores discuten en Caracas durante la jornada llamada "la madre de todas las marchas". 19 de abril 2017. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

CARACAS (Reuters) - Una mujer falleció en Venezuela tras ser herida cerca de una movilización de partidarios del gobierno socialista esta semana, y se convirtió en la décima víctima fatal vinculada a una nueva ola de protestas contra el presidente Nicolás Maduro, dijo el domingo una autoridad.

Almelina Carrillo, de 47 años, murió a causa de un golpe en la cabeza que recibió en una de las movilizaciones de las últimas tres semanas, la mayoría de ellas organizadas por la oposición para protestar contra lo que consideran es una dictadura.

Otras once personas murieron la madrugada del viernes en una zona popular de la capital cuando la jornada de protesta derivó en saqueos, informó el Ministerio Público, que investiga los casos.

"La señora fallecida fue golpeada en la cabeza el pasado 19 abril con una botella de agua congelada lanzada de un edificio en La Candelaria", informó el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, la noche del domingo en su cuenta de Twitter.

El presidente Maduro había presentado en la semana un vídeo en que una mujer, que sería Carrillo, cae al suelo cuando seguidores de su partido caminaban por la zona de clase media en el centro de la ciudad, un día en que se manifestaron tanto seguidores como opositores al gobierno.

Las protestas, que han dejado cientos de heridos y detenidos, se han convertido en violentas en varias ciudades del país petrolero, que vive una aguda escasez de productos básicos y una inflación de tres dígitos.

Los líderes de la oposición culpan a las fuerzas de seguridad por los enfrentamientos que surgen cuando les impiden el paso a los manifestantes. Los funcionarios del gobierno socialista, en tanto, acusan a los opositores de arrojar piedras a la policía y bloquear las calles para alterar la normalidad.

La oposición convocó a sus seguidores a una nueva jornada de protestas el lunes para insistir en el respeto al Congreso, el llamado a elecciones y la liberación de los presos políticos.