Muere José de la Paz, el DT que llevó a Honduras a su primer Mundial de fútbol

Gustavo Palencia
·3  min de lectura

Por Gustavo Palencia

TEGUCIGALPA, 29 abr (Reuters) - José de la Paz Herrera, el entrenador que clasificó a Honduras por primera vez en su historia a un Mundial de fútbol, falleció a los 80 años a causa de un infarto, dijeron el jueves familiares.

El técnico graduado en Argentina feneció el miércoles por la noche en un hospital en Tegucigalpa, donde fue sometido el lunes a una operación de corazón abierto a causa de problemas cardíacos, dijeron fuentes médicas y su hijo Francisco Herrera.

Considerado uno de los mejores entrenadores en la historia del fútbol hondureño, de la Paz también dirigió a la selección de Belice, a clubes en México y Costa Rica y en la liga local ganó cinco campeonatos a lo largo de una carrera que inició en 1969.

En los últimos años las secuelas de la diabetes y problemas cardíacos lo alejaron de las canchas.

"Honduras y el deporte tienen una perdida irreparable, Chelato (como se le conocía) es el mejor técnico de la historia del fútbol del país", dijo a Reuters el exfutbolista hondureño Héctor Zelaya.

"Él era un estudioso del fútbol y nos llevó con su sabiduría por primera vez a un mundial", agregó el autor del primer gol de Honduras en una Copa del Mundo de 1982, frente al anfitrión, España.

Nacido en 1940 en el municipio Soledad, en el sur de Honduras, de la Paz pasó una infancia "en medio de la pobreza extrema", según sus propias palabras.

CHELATO UCLES

Posteriormente, su familia se mudó a Comayagüela, adyacente a la capital Tegucigalpa. Allí, estudió, se graduó de la Academia Militar, entró en contacto con el fútbol y se ganó su primer apodo: "Chelato Ucles", como lo bautizó un amigo.

En 1960, debutó como futbolista en el extinto Atlético Español y allí mismo se retiró en 1969, cuando decidió estudiar para ser director técnico. A fines de ese año, tras graduarse en Argentina, debutó con el Deportivo Motagua.

En 1974, a la cabeza del Real España, logró su primer título. Seis años más tarde, tras pasar por otros equipos de la liga hondureña, de la Paz dio el gran salto a la selección de su país.

A fines de 1981, tras empatar sin goles ante El Salvador, Honduras llegó por primera vez a un mundial adulto.

"El haber clasificado al Mundial es mi tesoro más preciado. Ahora con el tiempo que pasa lo valoro más", diría "Chelato", años después, al diario La Prensa.

En España 1982, sus dirigidos no conocieron la victoria y apenas lograron dos empates, para despedirse de su primera aventura mundialista como últimos del Grupo 5.

Tras la aventura mundialista, de la Paz dirigió al Club Universidad, de la capital hondureña, al Santos Laguna mexicano, Deportivo Olimpia de su país, Cartaginés costarricense, entre otros. Finalmente, en 2014 se sentó por última vez en un banquillo al comandar al hondureño Lobos de la UPNFM.

Años antes, en 2005, ganó una curul en el Congreso de la mano del conservador Partido Liberal. Herrera, pequeño, de frente amplia y de sonrisa fácil, pasó sus últimos años entre su vivienda y los hospitales acosado por la diabetes y en situación de pobreza.

A mediados de 2015, el Congreso le otorgó una pensión vitalicia de 50.000 lempiras (unos 2.300 dólares). Así, uno de sus hijos más ilustres pudo olvidarse de las preocupaciones durante sus últimos años de vida.

(Editado por Diego Oré y Ana Isabel Martínez)