Motor Mercedes de Fórmula E propulsa una moto y establecen récords

Luis Ramírez
·3  min de lectura

¿Qué puede hacer un motor de Fórmula E en un vehículo más ligero que un monoplaza de la categoría eléctrica? Los técnicos de la marca de motocicletas eléctricas Voxan, que son parte del grupo Venturi, se hicieron la misma pregunta y quisieron llevar a la práctica el experimento que ahora se traduce en 11 nuevos récords mundiales.

La marca monegasca utilizó los servicios del experimentado italiano Max Biaggi para realizar la hazaña y durante el pasado fin de semana se instalaron en el aeródromo de Châteauroux en Francia, para conseguir su objetivo.

Junto a ello, montaron el motor Mercedes EQ que el equipo Venturi utiliza en la serie de monoplazas eléctricos. 

Desde el primer día, el 30 de octubre, Biaggi y la supermoto eléctrica Voxan Wattman comenzaron a escribir historia. Primero establecieron la marca para motocicletas eléctricas no aerodinámicas de más de 300 kilos con una velocidad final de 349.38 km/h.

La forma en que la FIM llegó a este registro fue obteniendo el promedio de velocidad de las dos pasadas permitidas, en un periodo de hasta dos horas, en un tramo de una milla completado en ambas direcciones, con la característica de una arrancada lanzada. 

Pero fue el 31 de octubre cuando se consiguió la meta que más buscaban el italiano y la compañía monegasca: el récord para motocicletas eléctricas parcialmente aerodinámicas de más de 300 kilos.

El método para obtener el registro era idéntico al anterior. Biaggi logró un promedio de 366.94 km/h. La velocidad del italiano superó los 329 km/h conseguidos por el japonés Ryuji Tsuruta a los mandos de una Mobitec EV-02A.

“Cuando Gildo Pastor, presidente del Grupo Venturi, se acercó a mí sobre este proyecto, sentí curiosidad, mucha motivación y, al mismo tiempo, un poco de incertidumbre”, dijo Biaggi luego de establecer 11 récords.

“Ellos me dijeron que habían alcanzado casi los 600 km/h en cuatro ruedas, y que ahora querían estar cerca de los 400 km/h en dos ruedas y que nada los iba a detener. Ahora, estos récords me hacen un hombre feliz. Estoy orgulloso del equipo y encantado de traer estos títulos de regreso a Mónaco”, agregó el piloto.

Max Biaggi estableciendo los récords.

Max Biaggi estableciendo los récords. <span class="copyright">Voxan prensa</span>
Max Biaggi estableciendo los récords. Voxan prensa

Voxan prensa

Para Gildo Pastor, presidente de Venturi, lo obtenido el fin de semana con Biaggi fue la mejor forma de celebrar los 20 años de la compañía en el mundo eléctrico.

“Para mí era importante celebrar el 20 aniversario de la aventura eléctrica del Grupo Venturi. Dada la situación sanitaria que vivimos por el COVID-19, no ha sido fácil, pero gracias al arduo trabajo y la mentalidad demostrada por Max y el equipo, demostramos estar a la altura del desafío”, expresó el directivo.

“Veinte años después de comprar Venturi, estoy encantado de que podamos afirmar que hemos creado los vehículos eléctricos de dos y cuatro ruedas más rápidos de la historia”.

“En cada proyecto, hemos trabajado abiertamente con las principales empresas para compartir con ellas nuestra experiencia en el campo de las tecnologías innovadoras y, al hacerlo, contribuimos a mejorar la ecomobilidad. Esa modesta contribución refleja mi compromiso de asegurarnos de que estamos plenamente alineados con los valores del Principado de Mónaco en términos de desarrollo sostenible”, finalizó el presidente de la compañía.

En 2016, el Venturi VBB-3 se colocó como el vehículo eléctrico más rápido de la historia al detener el velocímetro en 549 km/h. Este modelo fue el sucesor del Venturi VBB-2 que estableció 487 km/h en 2010 como el vehículo de propulsión eléctrica y de pila de combustible de hidrógeno más rápido del orbe.

El récord de Max Biaggi con Voxan

El récord de Max Biaggi con Voxan<span class="copyright">Voxan Prensa</span>
El récord de Max Biaggi con VoxanVoxan Prensa

Voxan Prensa