Morata vuelve a liderar a España tras haberse resignado a un papel secundario

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Clasificación para el Mundial - Grupo B - Georgia contra España

Por Richard Martin

28 may (Reuters) - Álvaro Morata fue descrito como frágil por un antiguo entrenador y una vez se le dijo que dejara de sentir lástima por sí mismo, pero España buscará el liderazgo del discreto delantero en su intento de volver a las glorias pasadas en la Eurocopa 2020.

Con un registro goleador nada prolífico y momentos de inseguridad en sí mismo que contrastan con predecesores internacionales seguros como Raúl o David Villa, Morata es una figura de entrada impensable para liderar el ataque de España después de que su prometedora carrera terminara por estancarse.

Fue el delantero más destacado de España en la Eurocopa 2016 tras hacerse un nombre en la Juventus, pero fue descartado para el Mundial 2018 tras una miserable etapa en el Chelsea, en la que admitió haber estado a punto de sufrir una depresión.

"Estaba en el centro de todo, y allí, en Inglaterra (..) en cuanto ellos creen que no estás en el nivel te matan por todos lad", dijo Morata al diario El Mundo en marzo.

"Cuando la cabeza no va bien, eres tu peor enemigo. En esos momentos da igual lo que hagas, siempre luchas contra ti mismo.".

Sus compañeros de generación no siempre han mostrado empatía por las dificultades que atravesó Morata.

Su antiguo entrenador en el Chelsea, Maurizio Sarri, dijo que era "frágil", un tema al que el portero de la Juve, Gianluigi Buffon, aludió en el pasado cuando instó a Morata a "olvidar sus problemas mentales".

Morata limó sus momentos de duda con la ayuda de un psicólogo y ha recuperado la confianza en sí mismo y la forma física en la última temporada desde que volvió cedido a la Juventus, prosperando como delantero de apoyo a Cristiano Ronaldo.

"He crecido bastante, sobre todo en la implicación con el equipo. (...) Nunca había dado tantas asistencias, porque es verdad que me he tenido que adaptar un poco para jugar con tantos buenos jugadores como hay en la Juventus", dijo.

Morata, de 28 años, fue llamado por sorpresa a la selección española en noviembre y se ganó rápidamente a Luis Enrique, que no es el entrenador más fácil de contentar, pero que ha puesto a Morata de titular en sus últimos cuatro partidos.

Morata ocupa ahora con comodidad el puesto de atacante más experimentado de España y ha demostrado ser un eficaz punto de apoyo para los delanteros Dani Olmo y Ferrán Torres, dejando de llevar el peso del éxito del equipo sobre sus hombros.

"El seleccionador me hace sentir importante y me exige mucho", dijo Morata antes de los partidos de clasificación de España para el Mundial en marzo.

"Estoy muy contento y muy agradecido por estar aquí".

(Reporte de Richard Martin; Editado por Ken Ferris; Traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)