Montmeló, el impacto de pasar de 160.000 a 1.000 espectadores

·5  min de lectura

Barcelona, 7 may (EFE).- La mejora de la situación pandémica no será suficiente para que el Circuit de Barcelona-Catalunya pueda llenarse de espectadores durante el Gran Premio de Formula 1 y esto supondrá una caída descomunal en los ingresos de las poblaciones vecinas y del trazado, que está a la espera de saber cuánto deberá pagar del canon para calcular las numerosas pérdidas.

Durante el último Gran Premio antes de la pandemia, el del 2019, pasaron por el Circuit 160.428 espectadores entre el viernes, el sábado y el domingo, y 87.511 pagaron entrada para disfrutar de la carrera dominical. Este 2021 las restricciones sanitarias tan solo dejarán acceder a 1.000 abonados, los cuales se ubicarán en la Tribuna Principal.

Según los estudios realizados por DEP Institut, la Formula 1 dejó en las poblaciones de alrededor del Circuit unos 188 millones de euros en 2014 y 163 en 2015, la misma cifra que se obtuvo en 2018 según un estudio realizado en esa ocasión por Business-Sport.es, que situó el GP de España como el cuarto del calendario con un impacto económico más elevado.

"La venta de entradas y la hospitalidad son el único ingreso que tiene el Circuit durante el Gran Premio (sin covid) y no llega para cubrir la inversión del mismo", explica a EFE Josep Lluís Santamaría, el director del trazado catalán.

Según datos del Circuit, con el máximo aforo se llegaron a ingresar más de 10 millones de euros por la venta de entradas, con hasta un 80% de público extranjero. En cambio, este 2021, antes de tener que parar la venta por las restricciones del coronavirus, más del 80% de las entradas vendidas correspondieron a público nacional.

"Es importante destacar el retorno en el territorio, que está cifrado en 163 millones de euros en un año normal, lo que en este caso sí supera ampliamente la inversión realizada", apunta. El territorio incluye tanto las poblaciones vecinas como Barcelona (situada a unos 20 kilómetros del Circuit) y su área metropolitana.

Además, Santamaría considera que "la Formula 1 tiene un efecto multiplicador en términos de crecimiento del PIB, de puestos de trabajo y de creación de riqueza diez veces superior a la aportación que hace el Govern de la Generalitat de Catalunya", la cual es propietaria del 76,4% del Circuit. El segundo accionista es el Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC), con el 15,8%.

Este fin de semana habrá 3.000 personas en el Circuit. Aparte de los 1.000 abonados, 2.000 trabajadores, entre pilotos, equipos y organización, permanecerán durante la semana en la zona.

El impacto, aunque muchísimo menor que en otras ocasiones, tendrá cierta repercusión en la hostelería y otras empresas del tercer sector (como las lavanderías, el transporte o la restauración) que trabajan para los equipos. Antes de la pandemia estas acostumbraban a reforzar sus plantillas durante la semana del Gran Premio.

"En estas circunstancias algunas empresas aún trabajan para los equipos, pero los actuales protocolos de seguridad provocan que el contacto con las personas del exterior sea mucho más restringido, hecho que dificulta el negocio", explica a EFE Pere Rodríguez, alcalde de Montmeló, municipio de 9.000 habitantes al que pertenece el Circuit y el ayuntamiento del cual posee el 7,9% de las acciones.

Y añade: "Los trabajadores del Circuit durante los días de carrera no tienen un impacto significativo en los ingresos del municipio, así que ahora, como ya pasó en el Gran Premio del 2020, el fin de semana de la Formula 1 es como uno cualquiera, con el movimiento comercial y de personas habitual".

Muy lejos quedan ahora los fines de semana de gloria para Montmeló, cuando la celebración del Gran Premio de Formula 1 suponía para el municipio "un tránsito de entre 30.000 y 40.000 espectadores" durante los tres días, según el alcalde.

Además, "habitualmente se conseguía una plena ocupación hotelera en el municipio y también en toda la comarca, aparte de un alto consumo de servicios de restauración en todos los establecimientos".

Por otro lado, Rodríguez dice que "la ubicación de la parada de la RENFE en el centro de Montmeló generaba un flujo constante de personas hacia el Circuit que adquirían productos en los comercios del municipio o en las numerosas paradas de productos relacionados con el mundo del motor que se instalaban a lo largo del recorrido".

En el Gran Premio del 2020 Liberty Media perdonó el canon que el Circuit paga cada año para albergar la Formula 1 precisamente por la falta de ingresos en el recinto y en el territorio que provocó la ausencia de público. En cambio, este 2021 no está claro que el Circuit tampoco deba pagar los 22 millones de euros acordados a pesar de que las condiciones son muy parecidas a las del año anterior.

"Aún desconocemos el valor de las pérdidas económicas del Gran Premio para el Circuit porque todo depende de la cantidad del canon que debamos pagar este año", dice el director del trazado. "Lo estamos trabajando con la Formula 1 y ya se han mantenido algunas reuniones para tratar la renovación y este fin de semana será una buena ocasión para seguir hablándolo", desvela.

Todo esto ocurre en un momento en el que el Circuit de Barcelona-Catalunya se encuentra en negociaciones con Liberty Media para ampliar el contrato de la Formula 1 que finaliza este 2021 con el objetivo de seguir albergando Grandes Premios las temporadas sucesivas.

"La sintonía para renovar el contrato con la Formula 1 es muy buena y una vez pase la pandemia la intención es renovar el contrato por muchos años", informó Ramon Tremosa, conseller del departamento d'Empresa i Coneixement de la Generalitat de Catalunya y presidente del Circuit, en la presentación del Gran Premio de Formula 1.

Tramosa también dijo que "es una lástima que este Gran Premio llegue tan pronto, porque seguramente un poco más tarde, como sucede con el de Moto GP (fin de semana del 4 de junio), hubiese podido haber público".

(c) Agencia EFE