'Monchi', el arquitecto de los éxitos del Sevilla

Manuel CABELLO DUJO
AFP

A diferencia de la mayoría de clubes, en los que los títulos se atribuyen a los grandes jugadores o entrenadores, los recientes éxitos europeos del Sevilla (tres títulos de la Europa League desde 2006 y una nueva final el miércoles) tienen un 'responsable' cuyo nombre solo conocen los que sigan el día a día del fútbol español: 'Monchi'.

Ramón Rodríguez Verdejo fue portero, siempre suplente, en el Sevilla en la década de 1990 y apenas acumuló un puñado de partidos en el que fue su único club como profesional.

Si bien no pasó a la historia del club hispalense como jugador, su nombre ya figura en letras de oro como el arquitecto del Sevilla más exitoso en 105 años de vida de la entidad sevillana.

Cuando se retiró en 2000, el club le propuso hacerse cargo de la secretaría técnica. "El entonces presidente, Roberto Alés, me propuso ser director deportivo y yo no tenía ni idea", recuerda 'Monchi' en una entrevista publicada este lunes por el diario El País.

Entonces, el club atravesaba una crisis casi irreversible, con el equipo en Segunda División y graves problemas financieros.

Pero poco a poco, 'Monchi' fue reconstruyendo año a año al equipo para hacerlo cada vez más grande.

La receta del éxito se basa en tres premisas: un gran trabajo en la cantera del club para sacar jóvenes promesas, compra de jugadores jóvenes para que se hagan un nombre y venderlos por cantidades astronómicas, y fichar futbolistas que 'deambulan' por Europa sin llamar la atención para sacar un rendimiento insospechado.

Sergio Ramos, José Antonio Reyes, Jesús Navas o más recientemente Alberto Moreno son jugadores formados en la cantera de Sevilla que han acabado jugando en grandes clubes europeos, dejando de paso una buena cantidad de millones en las arcas sevillistas.

Entre los jugadores que llegaron muy jóvenes a Sevilla por poco dinero y se marcharon tras ventas millonarias figuran los brasileños Dani Alves y Adriano Correia, el maliense Seydou Keita y el croata Ivan Rakitic (todos vendidos al Barcelona), además del también brasileño Júlio Baptista, uno de los primeros en llegar (2003) y que se marchó al Real Madrid y después al Arsenal inglés antes de que llegasen los éxitos.

El brasileño Luis Fabiano, el maliense Frederic Kanoute y el italiano Enzo Maresca, pilares de los dos primeros títulos europeos (2006 y 2007) llegaron a Sevilla tras deambular por equipos o ligas menores en Europa, pero dieron sus mejores años en el Sánchez Pizjuán.

En el equipo actual hay casos comparables, como el del delantero colombiano Carlos Bacca o el del centrocampista argentino Éver Banega.

- Entrenadores jóvenes con 'hambre' -

La otra característica de Monchi es que siempre pone al frente de los equipos que designa a entrenadores jóvenes con ganas de hacerse un nombre en el fútbol, como Joaquín Caparrós, Juande Ramos o el actual Unai Emery.

'Monchi' se niega a decir que el Sevilla es un club vendedor. "Vender para crecer" es su lema. "Es vender para mantener un nivel superior a tus posibilidades (...) Es generar plusvalías para tener una plantilla por encima de tus posibilidades. Y eso, además, no te garantiza el éxito", justifica en El País.

De esa manera, el Sevilla puede sumar el miércoles en Varsovia (18h45 GMT ante el Dnipro ucraniano) su cuarto título de la Europa League, algo que ningún otro equipo europeo ha conseguido y que le permitiría jugar la Champions la próxima temporada, y acabar quinto la Liga con 76 puntos, la mejor de toda su historia.

Tanto si gana o no en Varsovia, 'Monchi' tendrá que hacer frente seguramente a la enésima reconstrucción del equipo, ya que no está claro que dos piezas clave como el técnico Emery o el delantero Bacca continúen.

Pero pocos dudan en Sevilla que 'Monchi' volverá a construir un equipo competitivo con los escasos medios a su disposición. Es el principal mérito del 'arquitecto' del equipo más exitoso de la centenaria historia del club de Nervión.

Qué leer a continuación