Momento de aclaración: No todos los periodistas mexicanos y latinos somos así

Israel Germán

Temprano, la mañana de este lunes, que es día feriado en México, el torrente de información sobre el paradero del extraviado jersey que usó Tom Brady para ganar el Super Bowl LI, empezó a fluir como un poderoso trending topic en las redes sociales.

El del ahora ex director del diario sensacionalista La Prensa, de México, Mauricio Ortega, es el nombre que arrojó la investigación, orquestada por la policía de Houston, el FBI y autoridades mexicanas, para dar con el paradero de la tan buscada prenda, en una locación cercana a la Ciudad de México, Atizapán de Zaragoza, en el Estado de México. Y, además de ser penoso el hecho per se, no fue lo único que hallaron en la casa de este sujeto, sino también otro jersey de Brady, usurpado en el Super Bowl XLIX; un casco y unos zapatos que aparentemente serían los usados por Von Miller de los Denver Broncos en el SB 50.

Imágenes del presunto momento del hurto:

La relación que guarda México con Estados Unidos por estos días no es la mejor en muchos años, hay tensión, hostilidad, acoso, resentimiento y un clima adverso en general. Este incidente, que no es poca cosa, viene a añadirle todavía más incomodidad al asunto. Parecería que este hecho justifica la política de persecución y de difamación que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vertido sobre el pueblo mexicano, por eso es más grotesco y vergonzoso el hecho.

El diario La Prensa ya se pronunció al respecto, al emitir un comunicado en el que establece que desde el 14 de marzo, el sospechoso presentó su renuncia, aludiendo problemas de salud de familiares y momentos difíciles. A decir de quien emitió el boletín, a nombre de La Prensa y la Organización Editorial Mexicana, grupo al que pertenece este diario (el más grande de México), la conducta del ex trabajador de ese periódico, los defraudó. Y el problema es que no sólo defraudó a sus jefes, y a sus empleados, sino a todo el gremio de periodismo de deportes.

“Con total sorpresa y decepción, el día de hoy, hemos recibido la noticia de la conducta realizada presumiblemente por Martín Mauricio Ortega Camberos, el pasado 5 de febrero de 2017 dentro del NRG Stadium, en la Ciudad de Houston, Texas, lugar en el que se celebró el Super Bowl LI”, reza uno de los apartados del comunicado que difundieron.

Comunicado Oficial de La Prensa:

 

 La cobertura de eventos deportivos realizada por los periodistas mexicanos en Estados Unidos no es cosa de un par de años, sino de décadas, y jamás se había presentado una problemática de esta naturaleza sino hasta ahora. En lo personal, la cobertura de eventos de gran talla como la Serie Mundial de las Grandes Ligas y las Finales de la NBA, sólo me han orillado a una cosa: a comportarme debida y correctamente, representar con honor y dignidad a mi país, no sólo por no querer robar algo (cosa que no me pasa y que seguramente no pasa por la cabeza de muchos quienes vamos a EU a trabajar, a ganar experiencia y terreno en los grandes eventos), sino a ser un mejor periodista, a ser una mejor persona, ayudar a alguien si lo necesita, sin tomar en cuenta la nacionalidad o apariencia de quien así lo requiera.

 

 

Este penoso hecho debería darnos una lección a todos, desde el lugar en el que nos encontremos. Para los estadounidenses, aunque sea complicado, comprender que este sujeto no representa a la prensa mexicana, a los periodistas deportivos, al menos, no me representa a mí, o dicho de manera más franca: no todos somos iguales. Y para los mexicanos, ahora más que nunca, el deber de comportarse de mejor manera en la Unión Americana, es imperativo. Es no dar motivos para la persecución y no añadir ingredientes a un ya de por sí tenso e incómodo clima que puede perjudicar a nuestros compatriotas que, dada su precaria situación, no vieron otra opción que arriesgarlo todo, incluso la vida misma en busca de un futuro que el gobierno mexicano no fue capaz de proveerles.

Quienes tenemos la oportunidad de cubrir eventos deportivos de gran talla en Estados Unidos somos muy privilegiados, no tenemos las necesidades de aquellos quienes dejaron atrás todo por ir a perseguir el ‘sueño americano’, no deberíamos estropearlo y tampoco perjudicarnos de ese modo.

También te puede interesar:

Encuentran en México el jersey robado de Tom Brady en el Super Bowl

Adriana Lima cambia a Julian Edelman por Matt Harvey