Moioli y Sommariva llegan líderes a Sierra Nevada, feudo de Regino y Eguibar

Agencia EFE
EFE

Sierra Nevada (Granada), 5 mar (EFE).- Los italianos Michela Moioli y Lorenzo Sommariva entran líderes de la Copa del Mundo de boardercross de snowboard a la estación española de Sierra Nevada, donde este fin de semana compiten las dos figuras locales: el ceutí de la andaluza Regino Hernández, bronce olímpico en PyeongChang'18 (Corea);y el vasco Lucas Eguibar, ganador de la competición en 2015.

Moioli, campeona olímpica en Corea hace dos años, lidera con claridad la Copa del Mundo, en la que cuenta dos triunfos -Cervinia (Italia) y Big White (Canadá)- y dos segundos puestos, en Montafon (Vorarlberg, Austria) y en la segunda de las dos pruebas disputadas en Norteamérica. Suma 3.600 puntos, 700 más que la australiana Belle Brockhoff y le saca 1.390 a la checa Eva Samkova, oro en los Juegos de Sochi'14 (Rusia) y bronce en los de PyeongChang; que el año pasado capturó su segunda Bola de Cristal, un mes después de ganar el Mundial en Solitude (Utah, Estados Unidos).

Samkova -ganadora este curso en Montafon- sucedió en el historial a la estadounidense Lindsey Jacobellis, que en 2017 se proclamó, precisamente en Sierra Nevada, campeona mundial por quinta vez.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Jacobellis, que ganó la Copa del Mundo en 2007 y en 2009 y que la campaña pasada secundó a la checa en la general final del torneo de la regularidad, será otra de las atracciones en la estación que corona el Pico Veleta (3.398 metros). Donde este viernes tendrá lugar la clasificación, que decidirá el cuadro de enfrentamientos de las competiciones del sábado.

Pero, por encima de todo, en la estación andaluza destacan los dos ídolos de la afición local, Regino y 'Luki', que buscarán una gran actuación que les permita adelantar puestos en una competición que encabeza Sommariva -vencedor en Cervinia y en la segunda carrera de Big White- con 2.500 puntos, 340 más que el austriaco Alessandro Hämmerle, último ganador de la Bola de Cristal y que se anotó ante su público la primera prueba, en Montafon.

Nacido hace 28, el campeón ceutí acabó hace dos con los 26 años de sequía que llevaba España en Juegos de invierno. Después del oro de Paco Fernández Ochoa en el eslalon de esquí alpino de Sapporo'72 (Japón) y el bronce de su hermana, la también llorada Blanca, en esa prueba de los de Albertville'92; Regino consiguió, en el Phoenix Park de PyeongChang, un bronce que emuló sólo dos días después -en el Palacio de Hielo de Gangneung- el patinador artístico madrileño Javier Fernández, doble campeón mundial y siete veces oro europeo.

El 'rider' de Sierra Nevada, que estuvo tres meses 'parado' por una lesión (de muñeca izquierda y doble fractura de vértebras) que sufrió a finales de septiembre en Saas Fee (Suiza), indicó a Efe que sabe a lo que se dedica y "los riesgos que" corre; en una disciplina en la que los contendientes se enfrentan en eliminatorias de cuatro (o de seis) en un circuito con saltos, módulos y curvas peraltadas.

Regino admitió que "siempre" es especial "competir en casa", donde capturó hace tres años la plata mundial por equipos, formando pareja con Eguibar -que, al igual que él, se proclamó campeón del mundo júnior antes de competir en la elite-.

'Luki', nacido hace 26 años en San Sebastián, ganó ese día su segunda plata en esos Mundiales, una jornada después de proclamarse subcampeón del mundo individual; en una prueba que ganó el francés Pierre Vaultier, doble campeón olímpico y gran dominador de la disciplina durante los pasados años, que será el principal ausente este fin de semana en Sierra Nevada.

Tras perderse el Mundial de Solitude al sufrir días antes una fuerte conmoción cerebral, al galo se le complicó -el pasado agosto-, con una infección articular, una lesión en la rodilla derecha; de la que aún se está recuperando.

Abanderado español en los Juegos de PyeongChang -donde perdió toda opción al chocarse en una de las rondas previas con el italiano Omar Visintin (ganador de la primera prueba de Big White y cuarto en la general, con 1.890 puntos: 50 menos que el canadiense Eliot Grondin)-, Eguibar ganó la Copa del Mundo en 2015, un año después de ganar la final pequeña y capturar Diploma Olímpico en Sochi.

El año pasado se metió en la final mundialista de Solitude, en la que se tuvo que conformar con un amargo cuarto en la ronda de los cuatro mejores. Idéntico resultado sacó en la inauguración de Montafon, en un curso en el que en el ámbito de tiempos siempre ha estado adelante; pero tuvo mala suerte en Cervinia y en la primera carrera de Big White, donde fue octavo en la segunda.

Hace dos semanas, empero, recuperó la senda del éxito con una victoria en la Copa de Europa de Grasgehren (Alemania). Y en Sierra Nevada -donde también representarán a España los jóvenes catalanes Bernat Ribera y Marc Roure- Eguibar apuntará al triunfo.

En una estación de la que siempre guarda buenos recuerdos, según indicó a Efe, porque la visita "desde pequeño" y en la que espera que esta vez -a diferencia de los Mundiales de 2017- "en vez de plata, consiga el oro".

Adrián R. Huber

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación