Los modestos del fútbol español se abren hueco en Japón

Agencia EFE
EFE

Tokio, 6 mar (EFE).- El partido de fútbol entre el Éibar y el RCD Mallorca de este sábado puede parecer un encuentro normal para los seguidores españoles, pero para los aficionados japoneses es uno de los duelos más importantes del año por la presencia de un jugador nipón en cada equipo.

Los partidos del club balear son los que suman mayor número de espectadores en Japón de toda la primera división española por la presencia desde el pasado verano de Takefusa Kubo en su plantilla; mientras que el conjunto vasco también está entre los más seguidos desde la llegada hace cuatro temporadas de Takashi Inui, según datos facilitados a Efe por LaLiga.

La competición española ha bautizado este duelo entre equipos cuyo principal objetivo es evitar el descenso como "el derbi japonés" y lo ha colocado en el horario nipón de máxima audiencia, a las nueve de la noche, aunque suponga que en España se dispute el partido a la una del mediodía.

FÚTBOL Y ARROZ NEGRO

"Para los españoles no es un partido muy atractivo, pero para los japoneses es mucho más interesante", indica a Efe Toshio Matsushima, cofundador de la Peña Eibarresa en Japón, que luce en la solapa de su chaqueta un pin con la forma de un escudo de la Casa Real española y se reconoce aficionado también de la música de Azúcar Moreno o Ketama.

En la última reunión de su peña en Tokio, vieron el empate a uno del Éibar contra el Betis mientras que, con una paellera con arroz negro en la mesa y bachata de fondo musical en un bar español, recordaron con nostalgia sus estancias en ese país.

"No se puede comparar con verlo desde el campo. Allí, yo le grito: '¡Inui, ganbatte!' ('¡Ánimo!', en japonés) y él mira a todas partes, sorprendido", asegura con una sonrisa Matsushima, que califica de "impresionante" la sensación de proximidad física en Ipurúa, el estadio del Éibar.

Matsushima y Hiroshi Saito, también miembro de la peña, han recorrido los 10.442 kilómetros que separan Tokio de Éibar para ver el encuentro contra el Mallorca en directo en el estadio junto con el embajador nipón en Madrid y otros empresarios japoneses ya residentes en España.

"Tengo ya una amistad en mi corazón con el Éibar mayor que por el jugador mismo. He ido ya muchas veces a Ipurúa y me encanta el pueblo. Iría con el Éibar incluso cuando jugara contra equipo que fichara a Inui", explica Matsushima.

EL "EFECTO KUBO"

En los momentos más pujantes de Inui, el Eibar llegó a ser el tercer equipo más seguido en Japón después del Real Madrid y Barcelona, pero Kubo ha superado con creces esos datos.

"El Mallorca notó el 'efecto Kubo' desde que puso un pie en la isla, inmediatamente se convirtió en el equipo más visto de LaLiga Santander en Japón, algo que se ha mantenido durante toda la temporada", indica a Efe el delegado en Japón de LaLiga, Rubén González.

El "efecto Kubo" también tiene sus beneficios empresariales: el exconsejero delegado del RCD Mallorca Maheta Molango visitó como directivo del club desde el pasado verano al menos en dos ocasiones Japón y cerró el patrocinio de la compañía japonesa de videojuegos Konami.

LA LIGA EXTRANJERA MÁS VISTA

Esta temporada LaLiga ha logrado superar por primera vez a la Premier League como la liga extranjera de fútbol más vista en Japón, lo que se suma al mayor interés en la segunda división por la presencia de otros jugadores nipones como Shinji Kagawa, Gaku Shibasaki y Shinji Okazaki en el Real Zaragoza, el Deportivo de la Coruña y la S.D. Huesca, respectivamente.

"Al aficionado nipón, además del fútbol, le gustan las historias en torno a él. Buen ejemplo es la exposición que están teniendo el Deportivo, Huesca o Zaragoza en Japón, especialmente cada vez que se enfrentan entre ellos. Ojalá en próximas temporadas los derbis japoneses se multipliquen", expresa González.

Además, en Tokio, una peña bética, una del Espanyol u otra del Athletic Club de Bilbao se suman a estos lazos que, más allá de los archiconocidos Real Madrid y FC Barcelona, unen al fútbol español con la afición japonesa.

Demófilo Peláez

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación